El Círculo de la Amistad será Bien de Interés Cultural


La consejera de Cultura, Rosa Aguilar, ha anunciado que el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía aprobará en su reunión del próximo martes la declaración del Real Círculo de la Amistad de Córdoba como Bien de Interés Cultural (BIC), al entender que “es un edificio histórico que lo merecía”.

Salón Liceo del Círculo de la Amistad.
Salón Liceo del Círculo de la Amistad. /Foto: LVC

Aguilar ha señalado que esta mañana le ha comunicado la noticia al presidente de esta entidad, Federico Roca, y ha añadido que “es importante tener un referente más en la ciudad, que tanto atesora, además de ser un edificio emblemático.
El Ayuntamiento de Córdoba ya concedió al Círculo de la Amistad la Medalla de Oro de la ciudad, además de contar con otros reconocimientos, entre los que destaca la concesión del título de Real en 2006. Como se recoge en su web, la entidad fue fundada en mayo de 1854 por 132 socios. Hoy cuenta con más de 2.500 miembros y ocupa una superficie de 4.210 metros cuadrados en pleno centro de la ciudad, entre salones, jardines, patios y otras dependencias. Disfruta de un patrimonio constituido por el propio inmueble, una biblioteca de alrededor de 17.000 volúmenes, así como un importante fondo pictórico con lienzos de Julio Romero de Torres, Carlos Ángel Díaz Huertas o José María Rodríguez de los Ríos Losada, entre otros.
La sede social ha registrado desde su fundación la presencia de visitantes ilustres del ámbito cultural, artístico y político, como los reyes Alfonso XII (1877) y Alfonso XIII (1921), el príncipe Humberto, futuro rey de Italia (1871), el Príncipe de Gales-futuro Eduardo VII- (1876), el expresidente de los Estados Unidos de América, Ulysses Simpson Grant (1878) o Don Juan Carlos y Doña Sofía, cuando todavía eran Príncipes de España (1970). Del ámbito de las ciencias nos honraron figuras como Isaac Peral (1890) o Alexander Fleming, que fue obsequiado en 1948 con platería de filigrana cordobesa y un sombrero cordobés. En las artes, destacan nombres como el de Frank Liszt (1844), cuando la estancia en la que nos hallamos era propiedad del Liceo Artístico y Literario, e Isaac Albéniz (1873), que con sólo once años deleitó al piano a toda la sociedad cordobesa con la pieza La fille du regiment.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here