Uno de los escasos testigos del terror de Boko Haram en Nigeria cuenta su experiencia


Hablar de Boko Haram es hacerlo de uno de los grupos terroristas más sanguinarios del mundo. Se sabe que matan, secuestran y siembran el terror en Nigeria, pero poco más. El periodista Fernando de Haro, director de La Mañana en Fin de Semana en COPE y casi cordobés, pues pasó en esta ciudad desde los tres hasta los 23 años de edad, ha pateado este país africano y cuenta su experiencia en el libro En tierras de Boko Haram (Editorial Confluencias), que se presenta hoy en Córdoba, a las 20:00, en la librería Luque, y que se centra “en un genocidio que está siendo muy poco relatado”.

Portada de
Portada de ‘En tierras de Boko Haram’. /Foto: LVC

Fernando de Haro explica que de esta tragedia que azota a Nigeria sólo nos han llegado cifras y datos. Poco más. Detalla que “hay un profundo silencio sobre este genocidio porque pocos medios de comunicación occidentales están allí porque ir es jugarse la vida”. Él lo ha hecho y ha descubierto que “cuando uno tiene delante a una víctima de Boko Haram ve que la historia de un genocidio no se cuenta con números y cifras, sino mirando a la cara a las víctimas y estando sobre el terreno”. Allí, sobre el terreno, este periodista ha constatado que la persecución a los cristianos “no es del islam, sino del islamismo, porque también los musulmanes son víctimas del yihadismo “. El asunto es delicado, ya que no se puede establecer la ecuación más fácil de resolver, como que esta tragedia “es una guerra de civilizaciones”. En su opinión, lo que ocurre en Nigeria “es una guerra civil dentro del islam, porque hay unos radicales que se quieren imponer al resto y también golpean a los cristianos”.
En tierras de Boko Haram es un libro que forma parte de un proyecto que Fernando de Haro desarrolla desde hace un tiempo, consistente “en la realización de una serie de documentales sobre la persecución de los cristianos en el mundo. Con esta finalidad, hasta el momento se ha metido en la boca del lobo en países como Egipto, Nigeria, India o Irak. Su próximo destino será Siria, uno de los primeros países cristianizados y en donde se está borrando su huella a sangre y fuego.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here