El guitarrista cordobés Vicente Amigo publica 'Réquiem'


Se trata de un adelanto que el guitarrista flamenco ha hecho de su octavo álbum de estudio 'Memoria de los sentidos' en el que vuelve al flamenco más puro

El guitarrista flamenco Vicente Amigo ha publicado recientemente Réquiem, un adelanto de su octavo álbum de estudio, Memoria de los sentidos, en el que vuelve a sus orígenes, al flamenco puro, y que saldrá a la venta el próximo 24 de febrero con un destacado elenco de artistas flamencos de primera fila. Así lo ha indicado Riff Producciones en una nota en la que ha señalado que el flamenco es el lugar al que Vicente Amigo pertenece, un “terreno mítico del que surge su arte, ese que con tanta maestría y en tantas ocasiones le ha dado argumentos para la fusión con el jazz, con el pop o con la música global”, aunque no es el caso de este nuevo trabajo, ya que se trata de un álbum “que rezuma el flamenco del que gustan los puristas, el de los auténticos orígenes”.

Vicente Amigo, recibe del Rey la medalla del Mérito en las Bellas Artes.
Vicente Amigo, recibe del Rey la medalla del Mérito en las Bellas Artes. /Foto:LVC

Entre las colaboraciones de este nuevo disco destacan las de Potito, El Pele o Miguel Poveda, entre otros. Seis de esas colaboraciones son vocales, a las que se une Farruquito con su baile y zapateao de Puente de los orfebres. El tema Amoralí abre el repertorio como “una declaración de intenciones” en la que suenan la guitarra, el cajón y las palmas. Sin aditivos instrumentales, la guitarra siempre al mando, el tocaor sevillano criado en Córdoba intercala temas instrumentales como Sevilla con el cante de El Pele, Pepe de Pura, Miguel Poveda y Pedro el Granaino.
El disco lo cierra Réquiem, un tema “sobrecogedor” en homenaje a su gran maestro, Paco de Lucía, en el que colaboran Miguel Poveda, Niña Pastori, Arcángel, Rafael de Utrera y Pedro el Granaino. El tributo del alumno a una figura determinante de la guitarra flamenca moderna, un artista con el que desarrolló no solo una estrecha colaboración profesional, sino sobre todo una profunda amistad.
Recientemente premiado con la Medalla de Oro al Mérito a las Bellas Artes, Vicente Amigo regresa con su álbum casi cuatro años después de la publicación de Tierra, un proyecto en las antípodas de este Memoria de los sentidos. Era aquel un disco diferente, global, el más novedoso e internacional de su carrera. En él, el gran guitarrista flamenco abrió la ventana a su música de la mano del productor británico Guy Fletcher, y se fue a grabar a Londres con músicos de Dire Straits, de Mark Knopfler o de Capercaillie, para conectar el flamenco con músicas de distinto signo.