Homenaje a Jaén Morente en la Casa Góngora


Antonio Jaén Morente fue una figura muy destacada en la vida de la ciudad durante las tres primeras décadas del siglo XX. Profesor, historiador y político estuvo presente en los acontecimientos de la ciudad aportando una visión muy personal que se ha recordado en el homenaje rendido en la Casa Góngora con la presentación de un libro biográfico y la inauguración de una exposición que reúne objetos personales, su bibliografía y fotografías que permiten al visitante una aproximación a la personalidad de este cordobés muerto en San José de Costa Rica en 1964.

Público asistente al homenaje a Antonio Jaén Morente.
Público asistente al homenaje a Antonio Jaén Morente. /Foto. LVC

Alrededor de 70 personas descendientes de Antonio Jaén Morente, provenientes de diversos países europeos e hispanoamericanos se han dado cita en un abarrotado salón de actos de la Casa Góngora para escuchar a los autores de tomo editado por Utopía Libros. El profesor Antonio Barragán, el editor Ricardo González y la nieta del homenajeado, Magdalena Gorrell Jaén, junto a la concejal Mar Téllez, detallaron la importancia de este personaje, calificado como “uno de los grandes intelectuales españoles de la Generación del 98”.
Aunque originariamente estudió Magisterio, Jaén Morente se doctoró posteriormente en Filosofia y Letras y se licenció en Derecho. Fue profesor de diversos institutos por la geografía española así como de la Universidad de Sevilla. Miembro del Partido Republicano Autónomo, posteriormente sería diputado en las elecciones de junio de 1931 por Derecha Liberal Republicana. En la Segunda República fue gobernador civil provisional de Córdoba, embajador en Perú y cónsul general en Filipinas, sorprendiéndole el inicio de la guerra civil como gobernador de Málaga, donde impidió que incendiaran su Catedral.
En agosto de 1936 fue nombrado Hijo Maldito de Córdoba por el Ayuntamiento, tras ser acusado de marcar los objetivos de los bombardeos republicanos sobre la ciudad. En 1949, el alcalde Alfonso Cruz Conde le retiró aquel título al carecer de fundamento la acusación. De forma póstuma, recibió en 1979 el nombramiento de Hijo Predilecto de Córdoba. Antes de fallecer, en 1954 regresó a España y visitó la ciudad que le vio nacer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here