El Ayuntamiento, con las saetas cordobesas


El aula 'Escuela de Saetas' recibe el apoyo de la delegación de Cultura que considera a este arte como fiel testigo del cante jondo y la Semana Santa

La delegación de Cultura y Patrimonio del Ayuntamiento de la capital cordobesa ha renovado su apoyo al aula Escuela de Saetas de Córdoba, que alcanza este curso 2016-2017 su XVII edición. Así, ya ha comenzado este mes de noviembre, en un espacio de las instalaciones del Colegio de los Salesianos, con nuevos alumnos y alumnas, que aprenden a interpretar esta singular expresión artística gracias a la enseñanza y la dilatada experiencia de su director, el saetero cordobés Francisco Castellón.

Francisco Castejón y David Luque. /Foto: LVC
Francisco Castejón y David Luque. /Foto: LVC

En este marco, el teniente de alcalde de Cultura y Patrimonio, David Luque, ha recibido al director al Aula Escuela de Saetas de Córdoba, Francisco Castellón, a fin de trasladarle “la felicitación y el respaldo que se merece esta iniciativa y su labor indispensable para que los nuevos valores recojan el testigo de una expresión tan singular del arte jondo y de la Semana Santa como es la Saeta”.
Por su parte, Castellón ha explicado que, de nuevo, “el aula cuenta este curso con alumnos y alumnas no sólo de Córdoba, sino que también atrae a intérpretes de otras provincias como Málaga”. Así mismo, habrá “participantes de diversas edades, desde la madurez de superar los setenta años a la primera juventud”. El curso que comienza en noviembre y se prolonga hasta el mes de marzo, con clases dos días a la semana, en horario de mañana y de tarde, en las instalaciones del Colegio Salesianos, aún dispone de plazas hasta completar las 30 que ofrece en cada edición.
Se completan “cuando quede menos para la Semana Santa de 2017”, ha indicado su director, que, además, ha señalado al respecto que “es mejor no dejarlo para el final, porque se necesitan muchas horas de formación, por la dificultad y la hondura de la Saeta”. Son consejos de un maestro como Francisco Castellón, que puede recordar en su trayectoria haber cantado siendo muy joven junto a la figura cordobesa del arte flamenco y la Saeta María La Talegona. Sus fines son trasmitir a las nuevas generaciones de cofrades, aficionados o ciudadanos devotos, el arte y la expresión de la Saeta, instruyendo o perfeccionando el estilo y favoreciendo el estudio de los estilos que a lo largo de la historia la han configurado como arte.