¿REVOLUCIÓN PARA LOS GUIAS DE TURISMO?


En la prensa de la semana pasada han aparecido algunas informaciones aludiendo a que  Los Guías de Turismo de Córdoba, nos vemos enfrentados a un cambio de sustancial, toda vez que: “deberemos ser universitarios”, considerando, además, que la actual regulación legal de nuestra profesión no es cultural sino turística. Y que, supuestamente, el decreto de la Junta, relativo a los Guías de Turismo, establece una obligación concreta de contar con unos conocimientos en materia de idiomas así como de interpretación del patrimonio, pero no dice, en ningún sitio, que se tengan que contar con estudios universitarios.

Me piden mis compañeros de toda Andalucía que aclare que esa noticia es errónea. Porque se refiere, sin decirlo, al anteproyecto de Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía. Norma que, de ser aprobada por el futuro Parlamento de Andalucía, con el tenor literal del anteproyecto, entraría en colisión con la Ley de Turismo de Andalucía, que habría que derogar, al menos, parcialmente. En cualquier caso, se crearía un problema jurídico importante.

En este momento, con la Ley vigente en la mano, la totalidad de los Guías de Turismo de Andalucía, somos Universitarios. Y dado que conviene hacer notar que el asunto tiene una relevancia jurídica de primera magnitud, en aras a que la información que llegue a los lectores sea lo más completa y veraz posible nos parece imprescindible explicar un par de cosas:

La Primera, que una regulación legal no es, a priori, “de Turismo”, o “de Cultura”, o “de Agricultura”. Lo es del Estado, o de la Comunidad Autónoma. Las normas legales son aprobadas por el Parlamento o el Consejo de Ministros (de Gobierno, en el caso de la Comunidad Autónoma). Y son lo que el Ordenamiento Jurídico denomina “Disposiciones de Carácter General”. Porque lo habitual es que una misma Norma jurídica afecte a varios campos, al mismo tiempo. Así, la Ley de Turismo de Andalucía, afecta tanto a cuestiones turísticas, como culturales -¿qué otra cosa es, si no,  el Turismo Cultural, campo de trabajo de los Guías de Turismo y Patrimonio?- como medioambientales, rurales o urbanísticas, por ejemplo. De igual modo, la vigente Ley de Patrimonio Histórico afecta a Turismo. Como la normativa de Urbanismo, también, afecta a Turismo.

La Segunda, que la Profesión de Guía de Turismo (Y Patrimonio) es reconocida, por el Ordenamiento Jurídico Europeo, como “Regulada”. Y en España, constituye un Oficio casi centenario. Y siempre con exigencia de Títulos Universitarios, como condición para poder acceder a los Exámenes de Habilitación Oficial.

Porque, el Real Decreto de 25 de Abril de 1928, de creación del Patronato Nacional de Turismo, ya estableció que “una de sus funciones consiste en llegar a la implantación de Escuelas de Turismo que faciliten personal titulado en el número que se estime preciso, con dominio de los idiomas extranjeros más extendidos y con la debida Cultura Artística para servir de guías aptos a los turistas”.

Y desde entonces, hasta hoy, tras las modificaciones operadas por sucesivos Decretos y Ordenes Ministeriales, Reguladoras de los Guías de Turismo de España, de imposible cita en el escaso espacio disponible para este artículo. Especialmente significativa fue la creación de la Escuela Oficial de Turismo y de las Enseñanzas de Técnico en Empresas Turísticas, mediante Decreto 2427/1963, de 7 de Septiembre, que daban, a dicho Título Académico, la consideración de Estudios Universitarios de Grado Medio –Diplomado Universitario en Turismo- y de la promulgación de la Orden Ministerial de 31 de Enero, de 1964, Reguladora del ejercicio de las actividades turístico-informativas privadas, Guías de Turismo. La Administración Española perseguía “el fomento y dignificación” de “las Profesiones y actividades turísticas”, con el propósito de “alcanzar un perfecto conocimiento de nuestro patrimonio histórico” y un uso eficaz de los medios existentes al servicio de viajeros y turistas.

La derogación del reglamento de 1964 y la doctrina constitucional condujeron a que Andalucía, como otras Comunidades Autónomas, dictara su propia normativa en la materia, integrada, en principio, por el Decreto 152/1997, de 3 de Junio, derogado por el Decreto 214/2002, de 30 de Julio.

En la actualidad, la Ley 13/2011, de 23 de diciembre, del Turismo de Andalucía desarrollada, por el Decreto 8/2015, de 20 de Enero, en concordancia con la vigente Ley de Patrimonio Histórico establecen que se considera actividad propia de los Guías de Turismo la prestación, de manera habitual y retribuida, de servicios de información turística, artística, histórica, arqueológica, etnológica, documental, bibliográfica, científica o industrial para la Comunidad Autónoma, incluidas las particularidades lingüísticas. a quienes realicen visitas a los bienes integrantes del Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz.

Históricamente, siempre, siempre, se ha exigido, como condición previa, para poder tomar parte en las pruebas, el estar en posesión de un Título de Diplomado Universitario, en Turismo o cualquier otro Título Universitario, de Grado Medio, al menos. Se exigía la superación de cuatro ejercicios eliminatorios, dos de los cuales versaban sobre conocimientos generales sobre la cultura, el ARTE, la HISTORIA, el MEDIO NATURAL y la GEOGRAFÍA DE ANDALUCÍA. conocimientos específicos sobre la cultura, el ARTE, la HISTORIA, el MEDIO NATURAL y la GEOGRAFÍA DE LA PROVINCIA, para la que se solicite la habilitación y Rutas turísticas andaluzas.
También se exigía la superación de otros dos módulos, sobre conocimientos de la estructura del mercado turístico, Derecho Turístico. Gestión, Asesoramiento y asistencia a grupos turísticos, y de Conocimientos de idiomas, acreditando mediante ejercicios oral y escrito el dominio, además del castellano, de, al menos, dos idiomas extranjeros.

Porque, Ser Guía de Turismo es mucho más que tener unos conocimientos. No basta con que los profesionales que hagan la difusión cuenten con “titulación y experiencia en Arquitectura, Humanidades, Arqueología, Historia, Historia del Arte y Antropología, como preferencias principales”. Es imprescindible saber qué es el Turismo, las motivaciones del viajero, el interés –variable- de cada persona, el dominio de técnicas pedagógicas y de comunicación y por supuesto, en un país como España, es imprescindible tener un amplísimo conocimiento de la estructura del mercado turístico y hablar varios idiomas.

Desgraciadamente, hoy, el vigente Decreto Regulador de los Guías de Turismo (8/2015, de la Junta de Andalucía), ha eliminado el Examen de Habilitación, como vía principal de acceso a la Profesión. En la práctica, se regala el Carnet Profesional a quienes estén en posesión de una serie de Títulos, hasta un total de dieciocho. Pero, eso sí, hay que demostrar, mediante títulos Oficiales, el dominio de, al menos, dos idiomas extranjeros.

Como decía, hace escasas semanas, al recoger el premio al reconocimiento a la mejor Asociación sin ánimo de lucro, el Patrimonio Cultural es el recurso sobre el que se depositan las esperanzas del futuro desarrollo sostenido de un Turismo de calidad basado en la especialización y mejora de los servicios. Entre nosotros hay Historiadores, Arqueólogos, Diplomados en Turismo, Filólogos y Licenciados en diferentes especialidades relacionadas con la Interpretación del Patrimonio. Profesionales para los que la vocación es tan importante como los conocimientos,  los Guías de Turismo, además de su formación universitaria, amplísima, hasta hace bien poco, han tenido que superar rigurosos Exámenes, para poder obtener el título habilitante. Y sin embargo, Profesionales, hoy, en riego cierto de desaparecer.

Si, el tenor literal del Proyecto de Ley Patrimonio Histórico de Andalucía prospera en los términos en que –aparentemente- se encuentra, la “REVOLUCION PARA LOS GUIAS TURISTICOS, DEBERAN SER UNIVERSITARIOS”, no será tal, sino más bien, REVOLUCION PARA LOS GUIAS DE TURISMO: SE LES RECORTARÁ, AUN MAS, EL NIVEL DE EXIGENCIA. YA NO TENDRAN QUE HABLAR IDIOMAS NI TENER CONOCIMIENTOS DE LA ESTRUCTURA DEL MERCADO TURISTICO ESPAÑOL.

Aléjense, ya, de nosotros, la especialización y la mejora de los servicios. Justo lo contrario de lo que sucede en el resto de España y de las demás Profesiones.

 

 

 

 

1 Comentario

  1. Estimad@,
    No es lo mismo hacer una diplomatura en Turismo que cuatro años en Historia del Ate, Arqueologia o Restauración. No es lo mismo explicar la Al-hambra a través de un recorrido habitual, que explicar las distintas restauraciones que ha tenido. No es lo mismo un guía turístico que puede diseñar diferentes tipos de visita a un nivel bastante superficial de información, ya que los tiempos están contados, y no se puede profundizar, que un guía en interpretación de patrimonio, diseñe una visita o experiencia, donde se concentre en aspectos mas profundos, a elección del visitante y donde los estudiantes en cualquier carrera de humanidades están mas formados que los que han estudiado, con todos mis respetos, la diplomatura en turismo. Los estudiantes en humanidades tienen derecho a tener un carnet diferente a lo que un guía turístico ofrece, simplemente porque las demandas y las formaciones son de diferente nivel y en el gremio de guías turísticos de Córdoba y Granada hay un pavor terrible a perder posibles clientes. Esta es la historia, así de simple. El turismo es el turismo y la cultura es la cultura. Que coinciden en una visita, si, pero las formaciones, repito son diferentes en cuanto a nivel y calidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here