A vueltas con el mantra


Sr. García, oráculo de esa izquierda anquilosada en las ideas del siglo XIX, que no es capaz de tener una para el desarrollo de esta ciudad en el presente, ni mucho menos para el futuro, siempre pensando en el pasado, no vuelva Vd., otra vez, sobre el mantra de que la Iglesia cordobesase ha apropiado de la Catedral por inscribirla en el Registro de la Propiedad en el año 2006.

No voy aquí a traer los múltiples argumentos jurídicos que se han vertido, no ya en las últimas horas, sino desde hace muchos años, de cuál es la función del Registro de la Propiedad y de los procedimientos para inscribir un derecho real, no sólo la propiedad, en sus libros.

Sólo con el primero de sus artículos (no hace falta agotarse con la lectura íntegra de la Ley), donde se dice textualmente: “El Registro de la Propiedad tiene por objeto la inscripción o anotación de los actos y contratos relativos al dominio y demás derechos reales sobre bienes inmuebles” concluyendo en su tercer y último párrafo que dichos asientos “están bajo la salvaguardia de los Tribunales y producen todos sus efectos mientras no se declare su inexactitud en los términos establecidos en esta Ley, es fácil de entender, desde su primera lectura, que el Registro de la Propiedad sólo da publicidad a unos actos jurídicos que se encuentran protegidos por dicha publicidad en tanto los Tribunales no los anulen o declaren su inexactitud. Por tanto NO declara derechos.

Es tan simple que cuando Vd. repite y repite su mantra de que por treinta euros la Iglesia se ha apropiado de la Mezquita-Catedral, sólo puede demostrar dos cosas: que Vd. es un ignorante, por acción u omisión, o miente deliberadamente, y no se cual de las dos es peor.

Más aún, la reforma a la que Vd. se refiere se produjo en el año 1996, es decir, han pasado ya más de veintidós años y, todavía, a pesar de todas las críticas sufridas y de varios gobiernos de ideología con la que comparte gobierno municipal, nadie ha procedido a impugnarla en los Tribunales, es decir, ha estado vigente hasta la siguiente reforma de 2015, precisamente realizada por el mismo Partido Popular, que ha cambiado una parte del procedimiento, pero no así la posibilidad de inscripción de bienes por la Iglesia Católica.

Además, este tipo de inscripciones hace que los efectos protectores del Registro de la Propiedad no alcancen plena eficacia hasta transcurridos dos años desde su inscripción, plazo que es posible su impugnación ante el propio Registro, y ello sin perjuicio de que transcurrido el mismo lo pueda seguir haciendo por vía de los procedimientos ordinarios ante los Tribunales de Justicia.

Pues bien, le recuerdo que cuando en 2006 se inscribe el derecho de propiedad de la Iglesia Católica sobre la Mezquita-Catedral, adquirido muchos siglos antes, la alcaldesa de esta ciudad era Rosa Aguilar Rivero (13-06-1999 a 23-04-2009), siendo sustituida por Andrés Ocaña Rabadán (23-04-2009 a 22-05-2011), ¿sabe de que partido eran?, y no se les ocurrió impugnarla, y, por supuesto, a día de hoy, ninguno de los que con tanto afán siguen su mantra, se han aventurado a iniciar los trámites judiciales ¿por qué será?

En fin, deje ya este mantra, olvídese junto con sus socios de cogobierno a los que azuza, de intentar reescribir la historia, aunque comprendo que por sus estudios le apasione, si cree que tiene razones acuda donde pueden dársela, es decir los Tribunales de Justicia, y mientras dedíquese a que su Gerencia de Urbanismo funcione con más agilidad, que los proyectos en Córdoba no mueran antes de nacer porque se vuelven obsoletos cuando se les da licencia y procuren pensar más en los ciudadanos que están desesperados por ocupar siempre el vagón de cola de la economía española.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here