La mochila


Estas vacaciones me he reencontrado con un amigo cordobés de mi quinta el cual, tras los saludos propios y repaso del mutuo panorama familiar y personal -casado con dos hijos de 12 y 9 años-, me expuso su situación y trayectoria profesional, no muy distinta a la de muchos cuarentones como nosotros. Tras acabar la carrera de empresariales en ETEA entró aquí en Córdoba en una filial de una importante entidad financiera, en la cual desarrolló una amplia y brillante trayectoria profesional de más de 15 años… hasta que dicha entidad fue absorbida con la crisis y con ella centenares de puestos de trabajo desaparecieron, como el suyo. Tras una incesante búsqueda de oportunidades laborales, hace 1 año y medio surgió una oferta interesante y adecuada a su perfil, pero con un importante matiz: dicho trabajo es en Madrid, no en Córdoba. Desde entonces , vive en Madrid de lunes a viernes y su mujer e hijos permanecen en nuestra ciudad.

Sin ser una situación trágica, vivir a 400 km de tu familia no es plato de gusto para nadie…pero claro: colegios, hipoteca, inseguridad laboral…impiden desplazar a la familia a dicha aventura.

Esta crisis de la que dicen que estamos saliendo ha dejado como peor secuela el gran desempleo generado y dentro de éste, según tendencia generalizada, los más perjudicados han sido los jóvenes de entre 22 y 30 años. No sin quitar trascendencia a la mala situación del empleo juvenil…¿No es más fácil la movilidad, el emprendimiento, en una palabra, el riesgo para un joven de 26 que para un “menos joven” de 40 con hipoteca, hijos o familia sobre sus espaldas? ¿Por qué los apoyos a la contratación de jóvenes, bonificaciones en Seguridad Social, modalidades de contratación, Bonos de empleo joven… son tan abundantes y en el segmento a que me refiero son casi inexistentes?.

Reinventarse, reubicarse, iniciar una nueva vida… son aspiraciones bonitas y muy idealizadas pero la realidad te la marca la mochila que tienes sobre tu espalda….y la de un joven que inicia su carrera profesional es bastante menos pesada que la de mi amigo, un héroe ( más ) en silencio. Como tantos.

14 Comentarios

  1. Javier, has dicho verdades como “puños”. Te lo dice alguien que lo ha vivido en sus carnes durante 6 años. Tambien es cierto, que una vez que has superado esta “prueba’, las espaldas las tienes tan anchas y fuertes que te ries de muchas situaciones que para otros se le hace muy cuesta arriba. Todo tiene su lado positivo

  2. Bien tirado Javier. No obstante, me temo que somos una generación que tendremos que adaptarnos a un nuevo tipo de sociedad hiperacelerada, y que nos obligará a seguir tirando de la mochila… un abrazo fuerte!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here