Casi no pisó el palco, pero sí la sede de la Agrupación

Imágenes de la reunión de Isabel Ambrosio con la presidenta y la junta de gobierno de la Agrupación de Cofradías, difundida en sus redes sociales.

Hubo un tiempo, no muy lejano, en que la relación entre el equipo de gobierno municipal y las cofradías de la capital apenas era sostenida por un par de concejales. En especial, Emilio Aumente (ya jubilado de sus labores capitulares y profesionales), fue el hilo conductor que transformaba la crispación en entendimiento.

Con él se pudo facilitar el traslado de la carrera oficial e ir normalizando unas relaciones que comenzaron viradas a la extrema izquierda. Su presencia en las reuniones, tranquilizaba, y en el palco de autoridades del recorrido común, casi lo elevaban al rango de alcalde, al menos desde las cofradías cordobesas. 

Un palco en el que la ausencia de la entonces alcaldesa, Isabel Ambrosio (PSOE), fue el denominador común de cuatro semanas santas y una magna. Si bien, el cambio de asiento en la bancada de Capitulares (del de alcaldesa al de miembro de la oposición) ha provocado en Ambrosio un encomiable cambio de actitud. Ahora, pese a casi no haber pisado el palco de autoridades en el que como máxima autoridad debería haber estado, sí ha visitado la sede de la Agrupación de Cofradías para reunirse con la nueva presidenta y su junta de gobierno.

Es más, Ambrosio ha dejado constancia en sus redes sociales del encuentro y ha mostrado su interés por “las consecuencias de la suspensión de la Semana Santa y el trabajo social de las hermandades en pandemia”. Una preocupación, en cuanto a la suspensión (de las procesiones, que no de la Semana Santa que siempre se celebra aunque la socialista no lo sepa), que pude suponer que cumpla esa máxima de “a la vejez viruelas” y en el futuro acuda al palco que tan poco pisó cuando era alcaldesa de todos los cordobeses.

Agrupación de CofradíasboletinLVCcofradíasCórdobahermandadesIsabel Ambrosioreunión