Mucho aviso y nada de 40 grados

Termómetro./Foto: BJ

Cuando la temperatura mínima del día es la máxima de uno de primavera, hablar de que no ha hecho el calor que se esperaba se torna extraño. A las ocho de la mañana se vivió, en la capital cordobesa, el momento más fresco de este domingo, con 21,9 grados según detalla la Agencia Estatal de Meteorología. Una hora más tarde ya eran tres grados más, 24,9.

Desde ese momento de respiro con la mínima hasta el momento álgido del día, que llegó a las cinco de la tarde con los 39,2 de máxima, la oscilación térmica fue de poco más de 17 grados. Pero cuando de calor se trata y de verano recalentado, la sensación de sofoco y necesidad de aire acondicionado, ventilador, ducha o piscina es permanente.

En esto, había aviso naranja por temperaturas que alcanzarían los 42 grados. Aemet esta vez no dio en la diana y Córdoba se quedó tres grados por debajo. Aunque el calor es perenne, con estas alertas pasa como con los anuncios de lluvia que nunca llegan o apenas descargan.

La cosa fue diferente en Montoro. En la frontera de Córdoba con Jaén, el verano juega allí en casa, como atestiguan los cuarenta y uno y medio de las seis de la tarde. En otra latitud, pero en la misma provincia, en La Rambla rozaban los cuarenta y uno (40,9) a la misma hora. Así, el aviso naranja pasó desapercibido en otro día en la oficina del astro rey.

aemetaviso naranjaboletinLVCcalorCórdobael tiempoLa RamblamáximasMontorotemperaturas