La Junta quiere extender el BIC de la Sinagoga al solar anexo

Sala de Oración de la Sinagoga de Córdoba. / Foto: LVC

El delegado del Gobierno andaluz en Córdoba, Antonio Repullo, ha anunciado que la Junta de Andalucía ha “contratado las memorias para extender la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) de la Sinagoga al solar anexo, en el que se ha encontrado la zona donde se realizaban los baños rituales de purificación previos a determinadas liturgias de relevancia del judaísmo”.

Esta medida se ha adoptado, según explicó Repullo, en base a la premisa de que “desde las administraciones tenemos el deber de velar por nuestro patrimonio, para su conservación a lo largo del tiempo, y para que los ciudadanos puedan disfrutar de ellos”. Esta es la razón por la que se ha adoptado la mencionada medida sobre la Sinagoga, mientras que, respecto a Medina Azahara, Repullo destacó “el desbloqueo del convenio con la World Monuments Fund, para rehabilitar el Salón Rico, cerrado desde hace diez años”, o la creación del Consejo de Coordinación de la ciudad califal, “en lo que nos encontramos inmersos, en un arduo trabajo para conseguir potenciar Medina Azahara ante el mundo entero, tras su designación como Patrimonio de la Humanidad” por la Unesco.

Visitas este verano

La Sinagoga de Córdoba, el segundo monumento más visitado en la ciudad tras la Mezquita-Catedral, ha recibido este verano, en concreto entre los meses estivales de julio y agosto, un total de 58.500 visitantes, mientras que la antigua ciudad califal de Medina Azahara ha sido visitada en los mismos meses por más de 37.000 personas. 

El balance facilitado por la Junta de Andalucía a Europa Press indica que por la Sinagoga pasaron durante el pasado mes de julio un total de 26.800 personas, mientras en agosto fueron 31.700 los visitantes. Estas cifras son ligeramente superiores a las de los mismos meses del año 2017, cuando 58.250 personas (26.700 en julio y 31.550 en agosto) visitaron la Sinagoga, no pudiéndose establecer la comparativa con el verano de 2018, ya que no pudo ser visitada al estar cerrada por obras entre diciembre de 2017 y octubre de 2018.

Las actuaciones ejecutadas entonces supusieron mejoras en la denominada ‘Casa del Portero’, restituyendo su cubierta y resolviendo los problemas de humedad existentes, sustituyendo también las antiguas instalaciones de suministros y adecuando las plantas baja y alta para acoger dependencias administrativas y auxiliares, a la vez que se restauró la fachada, mientras que en la ‘Sala de Oración’ sustituyeron las ventanas superiores, se limpiaron las yeserías y se consolidó el basamento de fábrica de ladrillo, piedra y tapial del zócalo perimetral.

Por lo que respecta a Medina Azahara, el pasado mes de julio fue visitada por 15.071 personas, mientras que este pasado agosto disfrutaron del recorrido por la antigua ciudad palaciega califal del siglo X casi 22.000 personas, en concreto 21.989, con lo que en ambos meses estivales pasaron por Medina Azahara un total de 37.060 personas.

Esta cifra es muy superior a la lograda en los mismos meses del año 2017, cuando Medina Azahara tuvo 16.594 visitantes, pero también es inferior a la de los mismos meses del verano del año pasado, cuando un total de 44.710 personas visitaron el conjunto arqueológico, es decir, en el mismo verano en el que la antigua ciudad palatina fue declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad, hecho éste que incrementó notablemente su atractivo turístico.

Antonio RepulloJunta de Andalucíamedina azaharasinagogavisitas