Grupo Torrent: cuando la innovación es algo genético

Ha llovido mucho desde 1898, cuando Francisco Torrent Terol se trasladó desde su Alicante natal a Córdoba y junto a la torre de la Malmuerta instaló un taller para la fabricación de toneles para el almacenamiento de aceite de oliva y aceitunas de mesa. Llueve en una mañana de noviembre de 2020 lo suficiente para atrancar el tráfico de Córdoba y a Francisco Torrent Cruz, que le ha tocado acercar a los niños al colegio y pillar parte del atasco. Aún así, el bisnieto del fundador y actual director general del Grupo Torrent se lo toma con cierta filosofía, más preocupado por la puntualidad que por toda la jornada que le espera por delante, que no parece tranquila. Tiene, aparte de una cita con nosotros, una reunión importante. Y un montón de apuntes más en la agenda del móvil que mira rápidamente.

Francisco Torrent / Foto: LVC

Hemos quedado con este hombre de carácter afable y muy alejado del perfil agresivo de los ejecutivos jóvenes para hablar de innovación, porque a su familia, y en este año 2020, se le ha premiado por ello. En concreto, los premios Felipe González de Canales, auspiciados por Asaja Córdoba, Caja Rural del Sur, el Cabildo Catedral y este diario han considerado galardonar el trabajo y esfuerzo que las cuatro generaciones de Torrent han realizado y siguen haciendo al respecto. 

“Un simple detalle”

“La innovación es parte de nuestro ADN. La innovación está en todos los procesos. Puede originarse de un simple detalle, desde la observación y el afán de mejora”. Francisco Torrent es consciente de que ese afán de superación y mejora ya venía de la mano de su bisabuelo, y lo han heredado las sucesivas generaciones. Porque Torrent sitúa a la innovación principalmente en una actitud: “Ser proclive a la innovación es serlo a la búsqueda de soluciones”. Pero, un modesto producto como es la aceituna de mesa ¿puede ser sometido a la innovación y mejora? ” La aceituna de mesa española está muy encasillada en sus distintas variedades, pero también se busca la innovación en el desarrollo de producto. Hay que tener una mente ágil y abierta”

No solo el producto

Francisco Torrent conoce a la perfección el producto y el recorrido que habitualmente tiene como ‘commodity’ que es. Este término lo que viene a decirnos es que las aceitunas son algo producido en masa por el hombre, existen enormes cantidades disponibles en la naturaleza y que por tanto tienen un valor o utilidad y un nivel de especialización o diferenciación muy escaso. Así lo explica el marketing, o sea que el ‘commodity’ también es un reto. Justo lo que hace saltar el ‘ADN Torrent’.

“Sobre el producto nos gusta centrarnos en crear categorías nuevas, que no existen”. De hecho han creado una para niños que se llama ‘Oliva Clan’. “El reto es conseguir que la aceituna se vea como un producto de alto valor.”, nos comenta Francisco. “El primer  ‘e-commerce’ propio de la firma es el de Oliva Clan” Aceitunas pensadas para el consumo infantil, con el aderezo justo, poca sal y en porciones medidas para ser solo y exactamente nutritivas. ” Es importante el trato que se la da al producto desde la recogida del árbol hasta el envase final, para que no pierda calidad en ninguno de los procesos”. 

Los procesos son importantes por cuanto también son objeto de innovación. Y en esos procesos está al cuidado al medioambiente. “Es muy importante la innovación medioambiental. Necesitamos de un bien muy preciado que es el agua y eso es oro. Tenemos que ser muy innovadores en su utilización y aprovechamiento para conseguir una economía circular del agua. Reutilizarla cada vez que se pueda en los procesos productivos. Eso requiere además una inversión muy fuerte”. 

También la maquinaria. Torrent nos dice que son” ingenieros aceituneros. Nuestro equipo de mantenimiento está siempre viendo qué mejoras se pueden hacer en fábrica, porque no es lo mismo el proceso técnico para las aceitunas que para los tomates, por ejemplo. Hacemos nuestras propias máquinas”. Y de hecho, mucha de la maquinaria que hoy se utiliza en España para el proceso de trabajo con las aceitunas llevan la ‘chapa’ de Torrent.

Los años 60 como punto de inflexión

Este año que finaliza supuso el de la  triste despedida de Francisco Torrent Béjar, que falleció en septiembre a la edad de 77 años. El padre de Francisco, tercera generación de Torrent, no solo consiguió poner a la aceituna de mesa como un producto internacional de primera categoría, gracias al trabajo específico de importación y exportación, sino que también dotó de maquinaria a las instalaciones, maquinaria que prácticamente hasta la década de los años 60 era difícil de poseer. “Desde 1898 los cambios han sido muy importantes, ya que se trabajaba mucho en una España en la que aún no había llegado la  revolución industrial al campo. Hasta los años 60 no aparece la maquinaria industrializada sobre los procesos técnicos y productivos de la transformación de la aceituna. Y ese fue para nosotros un punto de inflexión” dice Torrent.

Francisco Torrent / Foto: Pilar Suárez

El Grupo Torrent goza de una excelente salud, incluso en estos difíciles tiempos. Su máxima es buscar soluciones a los problemas que se puedan presentar y observar, mirar con detenimiento y con afán de mejora y superación. Una sencilla, modesta y sabrosa aceituna de mesa tiene mucho trabajo tras ella. En este caso, el de cuatro generaciones que la han convertido en un producto de primer orden con una calidad excepcional. El premio es el camino emprendido y mantenido, aunque no está mal este reconocimiento que se le hace con los galardones ‘Felipe González de Canales’.   

 

Aceitunas TorrentAsaja CórdobaboletinLVCCabildo CatedralCaja Rural del SurGrupo TorrentinnovacióninvestigaciónPremios Felipe González de Canales