Vox teme que la externalización del Festival de la Guitarra esté ligada al auditorio de Miraflores

Paula Badanelli y Rafael Saco. /Foto: LVC

Las intenciones del gobierno municipal sobre la futura gestión del Festival de la Guitarra pueden estar en peligro. La idea de privatizar su organización no cuenta con el respaldo de Vox, cuyos votos son fundamentales para que salga adelante. La portavoz de esta formación, Paula Badanelli, no sólo ha mostrado su rechazo a la posibilidad de una gestión ajena al Instituto Municipal de Artes Escénicas (IMAE), sino que ha planteado la siguiente duda: “No queremos pensar que esto pueda estar relacionado con algún anuncio hecho a bombo y platillo de una inversión muy potente en el río vinculada al ámbito cultural”.

En concreto, Badanelli se refiere a la intención de la empresa Riff Producciones de construir en Miraflores un auditorio con unas 2.000 localidades en el que se invertirían 40 millones de euros de aportación privada. Este proyecto fue registrado en la Gerencia de Urbanismo a primeros de julio y contó con el aplauso del gobierno municipal.

Además, la portavoz de Vox considera que esta operación de externalizar la organización y gestión del Festival de la Guitarra está vinculada a determinados cambios realizados en el equipo de gobierno durante este verano con el nombramiento como delegada de Marián Aguilar en sustitución de Blanca Torrent. “Empezamos a entender los planes de Bellido en Cultura, porque los anteriores delegados y gerentes no hubieran tragado”, ha comentado.

Un Festival “del que debemos sentirnos orgullosos”

Badanelli ha respaldado el modo con que se ha organizado hasta ahora el Festival de la Guitarra, “del que debemos sentirnos orgullosos, con casi 40 años de historia sin mancha”, por lo que considera que este giro supondría “un bofetón al personal del IMAE”.

Otro elemento de crítica por parte del grupo de Vox es la rapidez con la que se ha sacado a licitación el pliego para la contratación de esta gestión del Festival de la Guitarra por importe de 3,5 millones de euros. Aparte de que el hecho en sí supone “prostituir el Festival y darle un cariz comercial”, el mismo “desprende cierto tufillo”, por la rapidez con que se ha elaborado el pliego cuando hay otros que llevan un año y medio de espera, como es el del espectáculo nocturno del Alcázar, el del Templo Romano o el del plan asfalto. 

Por último, Badanelli ha calificado de “escandaloso” que esta operación se haya llevado a cabo sin el conocimiento de los integrantes del consejo rector del IMAE.

Festival de la GuitarraimAEPaula Badanellivox