David Dorado, el concejal herido


El actual portavoz del grupo de Ciudadanos se considera traicionado por todos y dice que está “defendiendo su honor”

En su perfil de Whasapp aparece un león que dice “Aquí estoy”. De vez en cuando en sus estados del mismo canal comparte mensajes que hablan de justicia y de lucha. David Dorado (Cs) es un concejal herido desde que en noviembre del pasado año el alcalde José María Bellido (PP) lo destituyera de sus cargos como teniente de alcalde de Infraestructuras y presidente de la empresa Sadeco a tenor de las presuntas irregularidades en determinadas contrataciones ahora investigadas por la Fiscalía y que ya ha pasado a la intrahistoria municipal y a las futuras hemerotecas como ‘Caso infraestructuras’

Dorado considera injusta e injustificable su situación actual y culpa a casi todo el mundo de ello. En esta semana en la  que se vuelve a escribir un nuevo capítulo de este asunto, con la presunta obstrucción al proceso de investigación iniciado por secretario del Pleno, Valeriano Lavela, a petición del entonces teniente de alcalde de Ciudadanos,  Dorado no duda en dirigir sus críticas al alcalde. En noviembre de 2021 David Dorado se convierte en alcalde accidental, nombrado por Bellido, para iniciar dicha investigación. A la semana, es cesado. <<Eso tiene muchos matices y ha sido una argucia legal para paralizar la investigación>>, dice Dorado a La Voz de Córdoba.

En julio de 2021 Dorado interpone denuncia en Fiscalía y en septiembre avisó de la necesidad de abrir un procedimiento de información reservada. La jefa de Departamento de Infraestructuras le contesta que <<no se puede iniciar el procedimiento porque ya está judicializado el caso, y me remitió al responsable de la asesoría jurídica>>. <<La idea era que tras solicitar varias veces el inicio de la investigación yo la activara como alcalde accidental. El órgano que inicia es alcaldía y a mí me colocan fuera de la investigación. Así pierdo el derecho a mantener el contacto con el secretario del Pleno, que fue nombrado por mí, a pesar las recomendaciones del alcalde, que me sugirió  otros nombres>>. Previamente a esto el propio Dorado rememora un agrio encuentro con el alcalde al que acusó de “estar mareándolo” ya que la investigación interna se demoraba. Hasta tres veces dice Dorado que la solicitó antes de la “maniobra” de nombrarle alcalde accidental para destituirlo de sus cargos una semana más tarde.

bellido obras ayuntamiento
José María Bellido y David Dorado. /Foto: JC

David Dorado insiste en que << no les interesaba que siguiera investigando porque a lo mejor he pisado algunos callos>> y da a entender que esos “callos” pueden ver la luz. Eso parece ser que fue lo que hizo la excoordinadora del Área de Infraestructuras, Maria Luisa Bueno: pedir información que podía ser sensible. A ello atribuye su cese por parte del alcalde David Dorado, un cese que considera ilegal apoyado en el criterio del secretario del Pleno y en un informe elaborado al respecto. Resulta llamativo que Dorado focalice el detonante en un contrato determinado: el de las mascarillas en mayo de 2020. El edil dice que fue solicitado por la excoordinadora para que sirviera de ”plantilla” para otra contratación, en este caso el de los filtros purificadores HEPA para los colegios <<el único por cierto, que ha salido adelante en Andalucía>>, matiza. <<Recibí una llamada desde mi propio partido advirtiéndome de que la coordinadora estaba haciendo preguntas muy incómodas y poniéndose en contra a mucha gente>>.

“Ni un Whatsapp” de sus compañeros

Se da loa circusntancia que Dorado es el portavoz de un grupo político con el que no se habla. O por lo menos, no tiene contacto con sus compañeros. Le preguntamos si se ha sentido respaldado en esto meses. << No he recibido ni un puto whatsapp>>, dice explícitamente. Aunque sigue afiliado a Ciudadanos, considera finiquitada la formación. <<No hay partido. Bellido se ha apoyado para ejecutar mi cese en los representantes del partido del pacto de gobierno. En ese sentido yo me he sentido traicionado, porque a mí no me dijeron nada>>. Cree que el partido debería haber dado la cara por él <<al no estar imputado>>. Es más, entiende que se debería haber roto el pacto de gobierno al no ser readmitido. <<Es como debería actuar un partido que respalda a un cargo público>>. <<He trabajado de una manera pulcra y codo con codo. Más que los que me acompañaban>>.

Acusa a sus compañeros de querer <<estar bien con Bellido para ver si les da un carguito>>.

De momento, Dorado está de baja laboral desde el pasado 3 de mayo. No obstante desea reincorporarse y nos recuerda que él puede regresar a su puesto de profesor. Lo hace con la retranca del que sabe que no todos, en política, tienen un puesto laboral al que volver. Antes habrá que estar pendientes de las próximas perlas que nos deje un caso que puede adquirir una dimensión mayor de la que parece.