El Imtur anula seis facturas de la época de Pedro García


Comprenden el montaje de Río Mundi, un vídeoclip de India Martínez o la propia web del instituto

Riomundi facturas
Presentación de Riomundi. /Foto: LVC
Riomundi facturas
Presentación de Riomundi. /Foto: LVC

En la próxima reunión del Consejo Rector del Instituto Municipal de Turismo se va a abordar la revisión de oficio de una serie de facturas provenientes del mandato anterior, cuando el ahora portavoz de IU, Pedro García, presidía este organismo, al considerarse que en las mismas se ha prescindido «total y absolutamente del procedimiento legalmente establecido para ello» en la Ley de Contratos del Sector Público.

El motivo de esta nulidad se basa en que no se ha seguido el «fraccionamiento del objeto del contrato eludiendo el requisito de la publicidad» por lo que procede declarar su nulidad para que no consten como tales, aunque los prestatarios de dichos servicios recibirán el precio acordado, pero no tendrán derecho al denominado beneficio industrial.

En total se trata de seis facturas, de las que dos son relativas a Río Mundi, celebrado en junio de 2018; otras dos a la presentación de un disco y a la grabación de un videoclip de India Martinez, en 2019, y las dos restantes son relativas al alojamiento y mantenimiento de la página web del Imtur.

Las facturas de Río Mundi

Una de las facturas de Río Mundi, por importe de 2.964 euros, corresponde a la empresa Grupo Cero Entertainment SL por el montaje de infraestructura y formaba parte de un paquete de cuatro contratos, por importe de 19.140 euros, por lo que se consideró que al superar la cifra de 15.000 euros no se podían considerar como contratos menores, por lo que eran nulos.

La otra factura de Río Mundi forma parte de ese paquete y es la relativa a la asistencia técnica al concierto de Momo por importe de 3.267 euros, por lo que no se debía de haber fraccionado el concepto para que fuesen considerados como un contrato menor.

En el caso de India Martínez, por una parte está la promoción de su disco ‘Palmeras’ y por otra la grabación de un videoclip. En el caso del patrocinio del disco, fue la Intervención municipal la que pidió la revisión de oficio del contrato al entender que «el contrato de patrocinio publicitario es un contrato de naturaleza privada y como tal no forma parte de la actividad típica de la Administración».

El caso del videoclip tuvo un informe desfavorable tanto por parte de Intervención como del secretario del Imtur. En el primer caso se mantenía, entre otras cuestiones, que estaba directamente vinculado al disco, ya que era la promoción de uno de sus temas. En el segundo, se señalaba que «importantes prestaciones que constituyen el objeto del contrato ya se habían realizado sin haber tramitado previamente el pertinente expediente de contratación», además de que no se justificaba que el importe del contrato se ajustaba al precio de mercado, entre otras razones.

Sobre el contrato de alojamiento y mantenimiento de la web del Imtur, los problemas surgieron cuando debido a la baja de un trabajador, la empresa necesitó de cuatro meses más para ejecutar su trabajo, por lo que estas cuatro mensualidades, que suman 5.957 euros, no están amparadas por el contrato.

Por último, hay seis facturas del servicio de alojamiento del servidor, de las que las tres primeras están amparadas por un contrato firmado en 2018, pero Intervención entiende de todas ellas que «nos encontramos ante necesidades permanentes que no pueden satisfacerse de la manera en que se ha descrito en el expediente, habiéndose producido omisión de requisitos o trámites esenciales, al haber tramitado estos gastos sin resolución que autorizara y comprometiera el gasto y sin que tampoco haya sido sometido a fiscalización previa».