La grabación de una cámara le frustra de pedir una indemnización al Ayuntamiento


El vídeo detalla que la pilona de la calle Cárcamo funcionó correctamente

pilona cámara
Acceso a la calle Cárcamo. /Foto: JC
pilona cámara
Acceso a la calle Cárcamo. /Foto: JC

La grabación realizada por una cámara ha sido determinante para que el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 de Córdoba rechace el recurso mediante el cual pretendía pedirle una indemnización al Ayuntamiento por los daños causados en su vehículo por la pilona de la calle Cárcamo a la que se le achacaba un funcionamiento defectuoso.

Los hechos ocurrieron el 5 de diciembre de 2019 en este acceso regulado a la zona Acire 11, en la Ajerquía Norte. El vehículo en cuestión, un Nissan Qashqai, sufrió daños valorados en 1.211 euros, que era la cantidad reclamada al Consistorio.

El titular del coche presentó una reclamación patrimonial al Ayuntamiento casi un año después de los hechos, el 1 de diciembre de 2020, y lo que recibió fue el silencio administrativo. Dicho recurso fue ampliado y el 16 de noviembre de 2021 recibe una contestación del Ayuntamiento en la que se afirma que la responsabilidad en todo caso de la empresa que gestiona la pilona, Etralux, pero que aun así no hay «relación de causalidad entre el daño ocasionado al vehículo y el servicio de gestión de las pilonas, que ha funcionado de forma correcta a lo previsto en su mecanismo de funcionamiento».

El siguiente paso fue acudir al Juzgado de lo Contencioso Administrativo para impugnar la actuación del Ayuntamiento en este caso. En esta fase ha sido fundamental el visionado de la cámara de vídeo que controla el lugar. El juez señala en la sentencia que «el accidente en cuestión no se produjo por un defectuoso funcionamiento de la pilona, sino por la actuación del propio conductor implicado, irregular en tanto que no ajustada a las reglas de dicho sistema, expuestas o visibles y conocidas previamente por aquél».

Lo que grabó la cámara

Para que no queden dudas, en el fallo judicial se recoge pormenorizadamente todo lo que se ve en el vídeo: que llega un coche antes y pasa sin problema, que después llega una moto y bordea la pilona que empieza a bajar y que el Nissan aprovecha la ocasión, pero el semáforo ya estaba en rojo y el pivote iba para arriba.

Como resume el juez con claridad tras describir lo que grabó la cámara, «el accidente se produce porque el conductor pasa o intenta pasar con el semáforo en rojo (señal prohibitiva para ello); o sea, por tanto, dicho de manera más clara, se produce por culpa exclusiva del conductor y/o sin nada relevante que reprochar al sistema de la pilona», que desde hace unos meses está desactivada. El propietario del vehículo ha sido condenado en costas.