El rocambolesco segundo caso de presunta agresión en la Feria


El supuesto agresor quedó en libertad después de que la víctima retirara la denuncia

agresión
Ambiente en la portada de la Feria de la Salud. /Foto: LVC
agresión
Ambiente en la portada de la Feria de la Salud. /Foto: LVC

Dos casos de presuntas agresiones sexuales en los cuatro primeros días de una Feria de Salud que, salvo estos incidentes, está transcurriendo con más tranquilidad de la que cualquiera podía imaginar hasta el pasado sábado. El segundo caso de supuesta agresión sexual ocurrido en El Arenal en la madrugada de ayer cambiaba conforme avanzaba el día y acabó de forma opuesta a cómo empezó. La primera noticia, facilitada por la Policía Local a las 09:00 apuntaba que se había producido una “detención por agresión sexual en colaboración con CNP”, el Cuerpo Nacional de Policía.

A partir de ahí todo se fue complicando, ya que la Comisaría no aportó dato alguno sobre el caso. No se pedía ningún dato que fue más allá de ofrecer la mínima información necesaria sobre lo ocurrido, sin entrar en la identificación de la víctima ni del agresor. Situaciones como éstas sólo dan pábulo a cualquier interpretación.

Al final, resultó que ambos se conocieron en una caseta y que de allí fueron hasta la orilla del río, donde sucedieron los hechos y donde un transeúnte se encontró a la víctima y alertó a la Policía, que buscó al agresor hasta detenerlo en el puente de El Arenal.

El siguiente capítulo se escribió a media mañana, cuando se arrojó la luz (y la información) suficiente para anular algunos bulos que ya estaban cobrando forma y que no hacía más que desvirtuar unos hechos. A partir de este momento se encauzaron los hechos, mientras la Policía Nacional continuaba con su trabajo.

La sorpresa saltó por la tarde, cuando el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) anunciaba a media tarde que el supuesto agresor pasaba a prisión, como había ocurrido el domingo con el primer caso sucedido en la Feria y como se suponía.

El giro de la supuesta agresión

El último capítulo estaba aún por escribir y vendría a dar la vuelta a todos los hechos. Veinte minutos más tarde, el TSJA informaba de que no, que no había entrado en prisión sino que quedaba en libertad, aunque se seguían investigando los hechos.

¿Cuál era la causa? Ni más ni menos, para sorpresa de todos, que la víctima había retirado la denuncia que en un principio había interpuesto contra el presunto agresor. De este modo, después de todos los avatares vividos a lo largo del día, finalizaba el caso de la agresión que, al parecer, nunca lo fue.