José María Bellido, alcalde de Córdoba: “A pesar de la pandemia en Córdoba todo va mejor porque este Ayuntamiento no es sectario”


El alcalde de la capital analiza para La Voz de Córdoba lo más destacado del 2021, hace balance del año y adelanta algunos proyectos y deseos para el próximo.

Unas horas después de esta entrevista, José María Bellido (Córdoba, 1977) va a presentar a los vecinos del Distrito Sur el proyecto del nuevo Polideportivo de la Juventud. Sabe perfectamente que en parte de ese grupo vecinal no tiene votantes, o cuando menos simpatizantes, pero si algo caracteriza a Bellido y su equipo de Gobierno es el carácter integrador de lo que es el ejercicio de la política más cercana e inmediata, que es la que se ejerce desde una casa consistorial. Fue uno de los lemas de su campaña electoral y procura llevarlo a cabo día a día. En cuanto al ‘Poli’, le produce una gran satisfacción poder zanjar otro asunto que parecía condenado a la cordobesa maldición de la postergación y/o el olvido. De momento solo es el proyecto para el nuevo recinto – retomado del que ya su grupo hizo hace algunos años, nos confiesa- pero el alcalde de Córdoba es consciente de que lo importante es no dejar que los temas se enquisten, y este iba camino de ello. Caballerizas es otra prueba de lo mismo. 

No ha sido un año fácil el que se ha marchado y no solo debido a la pandemia: al alcalde le han crecido los enanos, como reza el refrán, en el ámbito político y desde el propio equipo de gobierno. Sus socios han protagonizado las crisis, minicrisis y movidas mediáticas del ya extinto 2021. Ahí Bellido ha tenido que tirar de cintura y una experiencia en política mucho más dilatada de la que podría adivinarse por su aún juvenil imagen. José María Bellido tiene más mili de la que parece. Por eso será recordado, entre otras cosas, como el alcalde que consiguió para Córdoba la Base Logística del Ejército de Tierra. 

bellido

2021 ha acabado con las tareas hechas y las nuevas tasas aprobadas. 

Son tres años seguidos de rebaja fiscal, con una media del 2% anual. Y eso empieza a notarse en el bolsillo. Era un compromiso y nosotros creemos en la libertad. Y la libertad pasa también por bajar impuestos, dotar de mayor facilidad a las empresas para invertir y que las familias dispongan de más dinero para que sean ellas quienes lo gestionen. Por otra parte creemos que es la forma de salir de esta crisis derivada del Covid. Hay dos puntos de vista sobre eso; uno es el de subir impuestos y el otro en el que nosotros creemos, porque es mejor salir de la crisis bajando impuestos. 

Hay algunos hitos en esas rebajas y principalmente destaco la desaparición de las plusvalías, con una bonificación del 95 % para la vivienda habitual o para locales que estén afectos para negocios, que es muy importante, porque hablamos de pequeños y medianos empresarios o autónomos.  Estamos cumpliendo lo que dijimos de forma sostenida, haciéndolo con cabeza, año a año y no de golpe, para que tampoco se vea la economía del Ayuntamiento perjudicada. 

 

Sin embargo el discurso de los partidos de izquierdas, también en el Pleno, sigue siendo el de cobrarle más a lo que más tienen y que los servicios públicos se resienten por esas rebajas. 

Aquí hay una ‘prueba del algodón’ que es preguntarles a los cordobeses si en esta época, que ha sido la más difícil de la historia de la democracia, han visto que sus servicios públicos han fallado. Yo creo que no, francamente. Y creo que la opinión mayoritaria es esa.  Sadeco ha dado la talla en el confinamiento desinfectado toda la ciudad y eso ha sido muy visible. Emacsa es una empresa modélica de aguas que sigue funcionando como siempre, y no es mérito de este gobierno, sino que es una gran empresa que tiene esta ciudad . Aucorsa, en un tiempo complicadísimo, todos los días sigue saliendo a la calle cumpliendo con la normativa sanitaria escrupulosamente y recuperando viajeros a mejor ritmo de lo que se hace en el resto de España. Policía Local y bomberos siguen haciendo su trabajo fenomenalmente y estamos creando más plazas de las que se sacaron en años anteriores, con lo cual, esto no es así. Lo que hay que hacer es saber administrar bien el dinero que se tiene. En la oposición lo decía y es que en el Ayuntamiento había margen, margen que viene de un superávit- pese a la rebaja de impuestos- que evidentemente va bajando. Cuando nosotros llegamos el superávit anual presupuestario estaba en más de 20 millones de euros. Con ese margen  había posibilidad  de bajar impuestos sin que se resientan los servicios públicos. 

bellido3

Habla de que los ciudadanos tengamos el dinero en el bolsillo, pero por encima lo que encontramos es un gobierno nacional con una tremenda voracidad fiscal. Al final, el esfuerzo que hace el Ayuntamiento quizá no se vea compensado.

Totalmente. En una presentación en la Confederación de Empresarios (CECO) les hablaba de la bajada de impuestos y les recordaba que la factura fiscal del Ayuntamiento es muy modesta. Es decir, lo que nosotros podemos aportar a las empresas para que mejoren sus números es poco. Pueden notarlo en la mejora de flota de vehículos, por ejemplo, o en bienes inmuebles. Pero al lado del impuesto de sociedades, de la renta o de otros impuestos nacionales no es nada. Nosotros tenemos que sumar en la parte que podemos. Al final la fiscalidad en toda España es igual, eso sí es cierto, y luego cada ayuntamiento y comunidad autónoma toma sus propias decisiones. y Córdoba ya es un territorio más amable para invertir para las empresas que en 2019; Andalucía es un territorio mucho más atractivo  para que la empresas inviertan que en 2019 y como competimos con toda España, vamos ganando posiciones. Es cierto que tenemos un liderazgo en la Junta de Andalucía, con la que vamos de la mano en esas políticas. Algunos datos los arroja la construcción: un sector que estaba casi parado por la crisis económica pero también debido a la política municipal y que hoy en día, en Córdoba, lidera rankings en proyectos visados, firma de hipotecas, y promociones. Además de mirar los datos te das una vuelta por las zonas de expansión de la ciudad y ves todo lleno de grúas. 

 

El año 2021 ha sido el de la Base Logística ¿Corremos el riesgo de poner todos los huevos en una misma canasta?

No. Nosotros no estamos diciendo que la Base Logística venga a sustituir a todos los modelos productivos que ya existen en la ciudad o esos sectores. Es uno más. En Córdoba llevamos décadas diciendo que teníamos que reindustrializar la ciudad, y esta es una oportunidad muy buena para ello, de tener no una base militar al uso, sino una ciudad inteligente del Ejército de Tierra donde además de concentrar toda su logística van a desarrollar también toda su innovación y diseños. Es evidente que hay una conexión muy estrecha con la industria militar que es una de las industrias más modernas que existen en la actualidad ¿Qué queremos hacer? Sumar industrialización y un tractor logístico sin que eso sea todo. Aquí va a seguir existiendo un importantísimo sector agroalimentario, continuarán teniendo una importancia vital el turismo y la economía relacionada con la cultura y el patrimonio, y eso es lo que estamos trabajando en un plan estratégico que hemos retomado después de la pandemia. No obstante creo que es muy importante que veamos que tenemos una oportunidad única, que vamos a recibir una inversión de 350 millones de euros solo para el comienzo y que es algo fantástico para el futuro de la ciudad con un nuevo sector industrial.

 

En un reciente balance usted ha dicho que estamos mejor que en 2019.

Bueno, es que es cierto y francamente no solo porque lo diga yo. Hay una percepción en la calle de que esto es así, una sensación generalizada de que la ciudad va por buen camino., y en un momento muy complicado. Porque que en la época Covid se tenga esa sensación es difícil. Estamos logrando recuperar la autoestima, el orgullo de ciudad, el creer en nosotros mismos. Creo que lo podemos calificar de cualquiera de estas maneras.  Y digo eso porque estamos aspirando y mirando alto a proyectos importantes y lo estamos logrando. Primero, la base logística. Es difícil explicar qué es una instalación de este tipo pero en el común de la ciudadanía se ha entendido que algo muy importante a lo que aspiraban muchas ciudades de España viene a Córdoba, y que hay un futuro por delante si lo sabemos aprovechar. Nos ha pasado igual con la Fundación Thyssen. Yo no voy a desvelar aquí nada, pero puedo asegurarte que también había otras ciudades que estaban muy interesadas, de mayor tamaño que la nuestra. Desde que perdimos la candidatura de 2016 en el terreno cultural nos habíamos quedado sin saber muy bien por donde tirar. Ahora tenemos otro proyecto que nos asocia a una marca de primer orden en el escenario mundial que hemos logrado que venga aquí. 

La gente ve que otros temas que eran históricos en la ciudad- Caballerizas, el Centro de Ferias, la ronda Norte- se van terminando o solucionando. Y sobre todo ve una actividad económica, una alegría en las calles – a pesar del covid- que ofrece esa sensación de que Córdoba va mejor. Pero sobre todo va mejor, y vuelvo a los orígenes, porque este Ayuntamiento no es sectario. Es un Ayuntamiento de todos. Aquí no miramos los proyectos de inversión, ni los proyectos sociales ni culturales en función de la lupa ideológica que tenemos los miembros del gobierno, sino desde el prisma de ver si es interesante para la ciudad. Creo que eso es importante. Todo el mundo ya se siente parte de esta ciudad. Y al final ponemos el foco en lo importante. Yo huyo de los debates absurdos que tanto criticaba y procuro no alentarlos. Cuando vienen dados, trato de que la ciudad salga cuanto antes de ellos. Haciendo todo eso normalmente las cosas funcionan. 

bellido4

¿Los mayores dolores de cabeza le han venido dados al alcalde, el pasado año, por parte de sus socios de gobierno?

(Suspira) Bueno, pues sí. Esta es una realidad objetiva sin entrar en más valoraciones. Hemos tenido fundamentalmente un problema en el área de infraestructuras, que es cierto – y te soy muy franco- que creo que no viene provocado por este mandato. Creo que ahí hay una forma de trabajar, o unas prácticas (digámoslo así) que venían produciéndose ya desde antes y que no son las mejores. Es cierto que ‘nos ha reventado’ a nosotros, no vamos a engañarnos, pero también es cierto que nosotros hemos provocado que se miré de verdad lo que está pasando allí. Cuando surgen los primeros problemas, yo no hago como han hecho muchas antecesoras mías: decir que no hay nada, mirar para otro lado o tratar de tapar las vergüenzas, sino que realizamos una investigación liderada por la asesoría jurídica y los resultados de esa investigación fueron los que se enviaron a Fiscalía. Con una simple lectura del decreto del fiscal se comprueba que es la que ha utilizado para su propia investigación y enviarla al juzgado. Es decir, que se basa en los informes que hemos enviado desde el gobierno municipal. A partir de ahí hemos adoptado medidas para que haya tranquilidad en la ciudadanía de que las cosas se están haciendo bien y que no hay nada que ocultar. La primera medida ha sido consensuada con el señor Dorado, que no aparece para nada en el informe del fiscal, no está imputado, investigado ni señalado. No aparece su nombre por ningún sitio y, a pesar de eso, se ha consensuado con él esa medida para evitar el pensar que puede haber algún tipo de interés en ocultar información. Ha dejado de participar en el gobierno local, no de la política local. Por transparencia. 

En segundo lugar hemos hecho una comisión de contratos en la que se ha aprobado todo lo relativo a los contratos menores. A partir de ahora todo contrato menor se tiene que publicar en una plataforma pública de contratación del Estado para que pueda participar en la licitación quien quiera. Los criterios serán todos objetivos: precio, garantía, plazo de ejecución, los currículos de las personas que prestan esos servicios., los sellos de calidad que tenga esa empresa… 

En fin, los problemas hay que afrontarlos. ¿Tenemos problemas? Sí. Es innegable. Los hemos tenido. ¿Los hemos afrontado? También. 

 

¿Qué le ha faltado por hacer en 2021? Póngase un ‘pero’.

Para 2021, los próximos dos años tengo mis espinitas clavadas. La primera es el tema de los colegios. Tenemos que mejorarlos, fundamentalmente los públicos. Son edificios que en la mayoría de los casos se construyeron en los 60 y los 70, y precisan inversiones fuertes. Y tenemos que resolver el problema que tenemos con los porteros, que es que no tenemos los suficientes. Hay más colegios que porteros. Estamos en ello y creo que en 2022 lo podremos resolver. El trasfondo además es que necesitamos que la educación pública se iguale en calidad a la privada y concertada, porque si no estamos generando sociedades desiguales. Si no tenemos una buena educación pública al final la fractura social se agrandará. Habrá quien tenga la suerte de acceder o pueda permitirse una educación de más calidad y habrá quien se quede atrás porque la educación que reciba será menor. Desde la parte municipal no entramos en la calidad del sistema educativo pero sí en la calidad de las instalaciones, y en ello reconozco que nos queda por avanzar. 

La segunda espinita que me queda está en la materia  deportiva. Hemos mejorado muchísimo, también tengo que decirlo.Ha habido un salto cualitativo enorme porque no tenemos atrasos de las subvenciones a los clubs , por ejemplo. Pero tenemos que mejorar las instalaciones deportivas. Una buena noticia es que ya le hemos presentado al distrito sur la solución que tenemos para el Polideportivo de la Juventud. Vamos avanzando pero creo que debemos ir un poquito más rápido. 

 

La pandemia sigue aquí y el año ha finalizado con unos altos índices de contagios. Siendo como es un tema imprevisible, pero con los dos años ya que se tienen de experiencia ¿qué líneas de actuación se plantea el equipo de gobierno para trabajar en 2022?

Sobre la pandemia vamos a hacer lo de siempre que es una colaboración estrechísima con la Junta de Andalucía. Creo que aquí quien tiene que liderar es la Consejería de Salud y Familias y la Junta. Los ayuntamientos, como ellos nos piden, debemos tener una colaboración máxima. Hay que seguir con esa colaboración leal. Lo que echo en falta, francamente, es más liderazgo nacional.  Hay un hartazgo en la sociedad porque llevamos dos años de limitaciones y prohibiciones, de qué se puede hacer y qué no. Y ese hartazgo que se palpa creo que produce vértigo en quien tiene responsabilidades de gobernar a la hora de tomar decisiones que en algunos casos pueden ser impopulares. Pero es que eso es gobernar. A mí las recomendaciones me las da mi madre. Los que gobiernan, normalmente, están para decidir, no para recomendar. Veo en el Gobierno de la nación que falta eso, que al final no se toman decisiones. Después de una reunión con los presidentes de 17 comunidades autónomas, que Sánchez salga diciendo que en exteriores hay que llevar mascarilla, pues no lo entiendo. Y no está habiendo 17 navidades distintas, sino ocho mil diferentes. Ocho mil ayuntamientos y ciudades, cada una haciendo lo que buenamente entienden, cuando el virus no tiene puertas ni fronteras. Y con la movilidad abierta, lo que pase en Sevilla tiene mucha influencia en Córdoba y viceversa. 

Nosotros seguiremos el consejo de la Junta de Andalucía. Confío, no obstante, que estos sean los últimos latigazos de una pandemia en la que el virus se va extenuando y va pasando, como algunos dicen. Seguiremos trabajando. El 2022 es el año en el que la Base Logística se empiece a ver ya, o por lo menos, a mover tierras allí,. Será también el año de un nuevo renacer cultural en la ciudad de Córdoba, con el proyecto de la Fundación Thyssen y una importante exposición que queremos hacer a final de año.

Y luego confío y espero que pueda ser un año de reactivación económica. Y eso sí que tiene mucho más que ver con que la pandemia pase.