Vox respalda las ordenanzas “por responsabilidad” y el resto de grupos rechaza la bajada de impuestos


Paula Badanelli recuerda que "se acaba el último año de gracia a este gobierno" y que tiene que cumplir el 100% de lo acordado al inicio del mandato

ordenanzas asaja
Pleno de aprobación de las ordenanzas fiscales. /Foto: LVC
ordenanzas
Pleno de aprobación de las ordenanzas fiscales. /Foto: LVC

Los tres grupos de izquierdas en el Pleno del Ayuntamiento han votado en contra de las ordenanzas fiscales para 2022, aprobadas hoy y que suponen una bajada ponderada del dos por ciento, mientras el gobierno municipal ha contado con el respaldo de Vox, que, como ha explicado su portavoz, Paula Badanelli, está motivado en “su responsabilidad y su compromiso con la ciudad dando un voto de confianza a este cogobierno”.

Tanto PSOE como IU y Podemos han destacado, como ya hicieron en años anteriores, que la bajada de impuestos no beneficia a todos los cordobeses. Así, la portavoz socialista, Isabel Ambrosio, ha justificado su rechazo a estas ordenanzas en que “nos opusimos desde el inicio y no hay ni un solo motivo para que cambiemos de opinión”.

Del mismo modo, Amparo Pernichi, de IU, ha señalado que el voto en contra de su grupo se debe tanto a “la improvisación, que es un ‘modus operandi’ que este gobierno utiliza con frecuencia” como a que “hay una bajada sensible, pero no con el criterio de progresividad para que pague menos el que más tiene”. 

La portavoz de Podemos, Cristina Pedrajas, por su parte, se ha mostrado partidaria de subir los impuestos en las ordenanzas y de “regresar a valores impositivos similares a 2019, porque nos garantizan fondos suficientes para mantener los servicios públicos esenciales”.

El apoyo las ordenanzas de Vox

El respaldo de Vox a las ordenanzas no ha estado exento de críticas de su portavoz, quien ha señalado que la bajada de impuestos tenía que ser “más contundente” y que el gobierno municipal aún tienen pendiente el cumplimiento de diversos acuerdos con esta formación y proseguir con la reducción de la presión fiscal. Así, hasta que acabe el mandato tiene que conseguir “la eliminación del impuesto de construcciones, seguir bajando las plusvalías hasta la eliminación total y continuar con la bonificación del IBI”.

“Se acaba el último año de gracia a este gobierno”, ha explicado Badanelli, quien ha recordado que es necesario el cumplimiento del 100 por ciento de lo acordado con Vox al inicio del mandato “si quieren volver a contar con nuestro apoyo”.