Arranca la eliminación del cableado en la plaza de Capuchinos


La intervención corre por cuenta de la Delegación de Casco Histórico y tiene un presupuesto de 40.073 euros

cableado plaza
Obras para eliminar el cableado en Capuchinos. /Foto: JC
cableado plaza
Obras para eliminar el cableado en Capuchinos. /Foto: JC

Ya han comenzado los trabajos encomendados por la Delegación del Casco Histórico para eliminar el cableado de la plaza de Capuchinos, que se encuadra dentro de un paquete de actuaciones en distintos puntos de esta zona de la ciudad. La intervención tiene un presupuesto de 48.073 euros, un plazo de ejecución de tres meses, y corre a cargo de la empresa Rahi Instalaciones Eléctricas.

Esta supresión del cableado en las fachadas de la plaza de Capuchinos ya fue presentada por el Ayuntamiento en julio de 2020 y persigue el soterramiento de las instalaciones de baja tensión, alumbrado público y telecomunicaciones debido al grave impacto visual que ocasiona.

Cableado en zona protegida

La Plaza de Capuchinos y la Cuesta del Bailío forman parte del Conjunto Histórico de Córdoba, son Bienes de Interés Cultural y están inscritas en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz. Asimismo están incluidas en los entornos de protección de la Casa del Bailío y de la Iglesia de los Dolores – Hospital de San Jacinto, bienes de interés cultural, catalogados en el Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico de Córdoba.

La Plaza de Capuchinos, que se incluyó en la protección del conjunto histórico del año 1929, es un espacio unitario caracterizado por su direccionalidad, potenciada con el doble fondo perspectivo de la Iglesia de Capuchinos y del Cristo de los Faroles, erigido en 1794. Todo el perímetro de la plaza tiene losas de granito con empedrado en el interior. Constituye uno de los espacios más excepcionales del paisaje urbano cordobés, por su conformación y la austeridad de su tratamiento formal. El entorno presenta un alto grado de renovación.

La Cuesta del Bailío es una de las comunicaciones históricas entre la ciudad alta -la Villa o Medina- y la Ajerquía, de la que hay constancia desde el año 1241 -Portillo de Corbacho-. Su aspecto actual se debe a la remodelación realizada en los años 40 del siglo pasado por el arquitecto Víctor Escribano Ucelay, transformando la cuesta en escalinata y situando una fuente neobarroca de piedra negra en la plataforma superior. Constituye también uno de los enclaves más relevantes del Conjunto Histórico.