Aprobadas las ordenanzas con una bajada del 2% de la presión fiscal a los cordobeses


Salvador Fuentes afirma que estas reducciones hacen una ciudad "infinitamente más competitiva a la hora de la inversión"

ordenanzas
Salvador Fuentes. /Foto: LVC
ordenanzas
Salvador Fuentes. /Foto: LVC

Al no presentarse alegaciones al expediente de ordenanzas fiscales para 2022 se ha elevado a definitivo el acuerdo inicial que contempla una reducción del dos por ciento de la presión fiscal a los cordobeses, lo que se concreta en una reducción del 1,5 por ciento en los impuestos y del 0,5 por ciento en las tasas.

El teniente de alcalde de Hacienda, Salvador Fuentes, se ha congratulado de este acuerdo que mantiene una reducción de los tipos impositivos en el Ayuntamiento desde el inicio del actual mandato gracias al acuerdo entre el gobierno municipal y el grupo de Vox.

En opinión de Fuentes, las ordenanzas de 2022 suponen “una caída de la presión fiscal muy justa y muy interesante en la ciudad de Córdoba para hacerla infinitamente más competitiva a la hora de la inversión y en estos momentos difíciles quita la presión al bolsillo de los cordobeses”. 

El texto definitivo de las ordenanzas contempla la adaptación al Real Decreto-ley que regula el impuesto de las plusvalías, después de que fuese suspendido por el Tribunal Constitucional y también incorpora la enmienda de IU para ampliar el plazo de pago fraccionado.

Las reducciones en las ordenanzas

Los impuestos que disminuyen en las ordenanzas del próximo año, y que serán de aplicación a partir del 1 de enero, son el del IBI de naturaleza rústica, que baja un 2,5 por ciento, lo que se suma al siete por ciento que bajó en 2020 y al cinco por ciento de 2021, ya que hasta el anterior mandato era este tributo “el más alto de España”, según Fuentes.

También baja un 2,5 por ciento el impuesto sobre vehículos de tracción mecánica  y se reestructura y desarrolla el régimen de bonificación para los vehículos clasificados con distintivo medioambiental “0” y “ECO”.

La gran novedad en las ordenanzas del próximo año es la bonificación del 95 por ciento en el impuesto de plusvalías en el caso de una transmisión ‘mortis causa’. En este caso, se aplicará la bonificación a los supuestos de transmisión de locales afectos a la actividad económica ejercida por el causante, condicionada a que el sucesor mantenga la adquisición y la actividad en los cinco años siguientes.