Un estudio detecta que en Córdoba más de 300 personas viven en la calle


La delegada de Servicios Sociales, Eva Contador, considera que la cifra "es muy elevada"

estudio
Presentación del estudio de la red Cohabita. /Foto: LVC

La delegación de Servicios Sociales ha encargado a las entidades que conforman la Red Co-Habita un estudio consistente en un recuento de las personas en situación de sin hogar que son atendidas en Córdoba. En esta ocasión el recuento se ha llevado a cabo desde la noche del día 9 hasta la noche del 10 de noviembre.

estudio
Presentación del estudio de la red Cohabita. /Foto: LVC

El estudio arroja el dato de que en la ciudad 307 personas viven en la calle, una cifra “muy elevada” en opinión de la delegada de Servicios Sociales, Eva Contador, quien ha añadido que este trabajo se realiza todos los años con motivo de la celebración, a finales de octubre del Día de las Personas sin Hogar y ante la inminencia de la Navidad.

La directora de la Casa de Acogida del Ayuntamiento, María Blázquez, ha explicado que el porcentaje de hombres siempre es muy superior al de las mujeres aunque este año hay que destacar que el porcentaje de mujeres ha subido de un 16% a un 20% con respecto al año pasado, siendo más las mujeres que se encuentran en la calle en el año 2021.

En lo que respecta a la nacionalidad y observando los datos de años atrás se puede decir que el porcentaje de españoles ha aumentado, de un 56% en el 2020 a un 61% en el 2021. Esto indica que las personas que se encuentran en situación de sin hogar son en mayor porcentaje de nacionalidad española con tendencia a la subida.

La franja de edad en la que se sitúa el mayor número de personas, sean hombres sean mujeres, es la comprendida entre 45 y 65 años, subiendo de manera importante el porcentaje con respecto al año 2020 pasando de un 36% a un 45% este año. Este año, también, se ve un aumento, con respecto al 2020 en la franja de 18 a 29 años en detrimento de la franja de 30 a 44. La de mayores de 65 se mantiene, habiendo más de 20 personas en situación de sin hogar con esa edad en la ciudad de Córdoba.

Sobre el alojamiento de la persona atendida, en el momento del recuento, hay que reseñar que este año hay menos personas en alojamientos de emergencia porque el año pasado al existir el toque de queda por el covid 19, la Delegación de Servicios Sociales del Ayuntamiento habilitó 95 plazas en diferentes hostales de la ciudad.

“En este apartado y entendemos que en todo este estudio, el dato más significativo es que más de un tercio de las personas encuestadas duermen en la calle, y teniendo en cuenta que todos los recursos disponibles están completos”, según Blázquez. Por tanto, 117 personas en Córdoba no acceden a cubrir ni tan siquiera una de las necesidades más básicas como es poder estar bajo un techo.

Los factores que fuerzan a una persona a vivir en la calle suelen ser múltiples. Para las personas que han participado en este estudio el suceso vital más predominante son los problemas familiares seguido de los problemas de adicción y del hecho de migrar, hecho, este último, que implica por sí mismo algunos de los demás.

El estudio detecta la mitad de vacunados

Sobre el estado de salud, el estudio indica que más de un tercio de la población cree no tener ninguna enfermedad y un tercio admite tener problemas de adicciones. Por otro lado, hay un dato importante a destacar, una de cada cuatro personas entrevistadas padece problemas de salud mental, siendo un total de 77 personas que se encuentran en situación de sin hogar con enfermedad mental.

Como novedad este año, se ha contabilizado el dato de vacunación estando vacunadas el 55% de las personas atendidas por la red Co-Habita. Poder vacunar a toda la población en situación de sin hogar se complica debido a la propia decisión de la persona como a la movilidad del colectivo.

La atención a las personas que se encuentra en calle debe ser de manera individualizada y personalizada porque cada persona es distinta, porque cada una tiene una historia de vida diferente a pesar de tener puntos en común, porque no todas las personas tienen las mismas capacidades y habilidades para enfrentarse a los problemas que le plantea la vida.