PSOE e IU presionan a Bellido para que Dorado no tenga competencias


Ambas formaciones coinciden en reclamar que el alcalde actúe con "contundencia"

bellido dorado
Irene Ruiz, en el centro. /Foto: JC
plusvalías
Isabel Ambrosio. /Foto: LVC

Ni el PSOE ni IU quieren que el concejal de Ciudadanos David Dorado tenga en el futuro responsabilidades en el gobierno municipal, después de habérsele retirado las de Infraestructuras y la presidencia de Sadeco. Ambas formaciones de izquierdas consideran que este edil debe quedar al margen de la gestión pública mientras se esclarece lo ocurrido en la Delegación de Infraestructuras, en donde, según la Fiscalía, se han podido cometer los delitos de prevaricación y falsedad en documento.

La portavoz socialista, Isabel Ambrosio, ha calificado de “esperpento” y de “circo” todo lo que está ocurriendo en torno al denominado caso Infraestructuras. Por esto, ha señalado que al alcalde, José María Bellido, “le falta en estos momentos contundencia para demostrar que, de verdad”, considera que “los intereses generales de la ciudad están por encima de los intereses particulares y económicos de un concejal de Infraestructuras, como es el caso”, y cuya actuación “ha vuelto a desprestigiar, no solo la imagen de la ciudad”, sino que también “está poniendo en riesgo los intereses colectivos” de Córdoba.

Ambrosio ha reclamado a Bellido “valentía política” para que Dorado no vuelva a tener cargo alguno, así como para romper el pacto de gobierno con Ciudadanos, por lo que considera que será “una vergüenza y una tomadura de pelo” la referida “retirada provisional de competencias” al exedil de Infraestructuras.

IU quiere “el cese total” de Dorado

Por su parte, la nueva coordinadora local de IU, Irene Ruiz, ha reclamado “el cese total” de Dorado en el seno del gobierno municipal, por lo que ha pedido a Bellido que “sea duro y contundente” a la hora de tomar esta decisión”. 

Ruiz ha explicado que a Dorado “no se le pueden quitar unas responsabilidades para darle otras”, sobre todo “si este señor, al frente de una delegación, ha incurrido en esa culpa ‘in vigilando'”, es decir, que no ha cumplido con su obligación legal de asegurarse de que el personal de confianza que ha designado, como la ya cesada directora general de Infraestructuras, actuaba en base a la normativa, lo cual cuestiona la Fiscalía.