Descubre diez años después que había sido multado por no llevar el cinturón de seguridad


El afectado circulaba por la avenida de Medina Azahara cuando fue sancionado por la Policía Local

multa Policía Local
Jefatura de la Policía Local. /Foto: JC
multa Policía Local
Jefatura de la Policía Local. /Foto: JC

Una sentencia del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 de Córdoba a condenado al Ayuntamiento a anular una multa de 200 euros impuesta a un cordobés por no llevar abrochado el cinturón de seguridad. El motivo de este fallo judicial se sustenta en que no se le notificó al interesado, quien ha peleado hasta el final para lograr su anulación.

Los hechos ocurrieron en 18 de diciembre de 2010, cuando J. M. A. H. circulaba por la avenida de Medina Azahara y la Policía Local lo sancionó por no llevar puesto el cinturón de seguridad. Esta sanción se sustancia seis meses más tarde en una multa de 200 euros, pero nunca se le notifica al interesado.

Una multa sin notificar

La siempre complicada y muchas veces incompresible maquinaria burocrática se puso en marcha sin cumplir con el requisito fundamental, como es la notificación. En la sentencia se recoge que “según el expediente remitido, que nadie ha tachado de incompleto, no consta notificación alguna, ni intento siquiera, respecto de la resolución dictada en el expediente sancionador de referencia” por el que se imponían los 200 euros de multa.

El procedimiento sancionador caducó tras cumplir el plazo previsto y el Ayuntamiento llegó a calificar esta sanción como incobrable. Ante esto, ¿por qué pide el interesado su anulación? La razón no es otra que porque la multa, además de la sanción económica, conlleva una retirada de puntos en el carnet de conducir, algo a lo que no está dispuesto a renunciar, por lo que inició el pleito en cuanto tuvo conocimiento de ellos.

A comienzos de 2011 es cuando se entera de su pérdida de puntos y recurre en primer lugar al Ayuntamiento para pedir la anulación de la multa. Al no ser atendido es cuando acude a la vía judicial para recurrir la resolución que le impuso la sanción.