Ramírez de las Casas-Deza y Carbonell y Morand ya son accesibles


David Dorado anuncia que la Delegación de Infraestructuras intervendrá pronto en Benito Pérez Galdós

ramírez
David Dorado, en Ramírez de las Casas-Deza. /Foto: JC
ramírez
David Dorado, en Ramírez de las Casas-Deza. /Foto: JC

La Delegación de Infraestructuras ha terminado la reforma en las calles Ramírez de las Casas-Deza y Carbonell y Morand por lo que ya son plenamente accesibles al eliminarse las aceras estrechas y deterioradas y los bordillos excesivamente altos. El concejal David Dorado ha informado de que estas obras se han desarrollado en los últimos cinco meses, han tenido un coste de 288.000 euros y han estado a cargo de la empresa Sepisur.

La actuación se ha desarrollado en la totalidad de Ramírez de las Casas-Deza, con 136 metros de longitud, así como en el tramo final de Carbonell y Morand, que ahora se denomina Arquitecto José Rebollo Dicenta. Ambas vías cuentan ahora con una plataforma única, por lo que no existe barrera alguna para el discurrir de los peatones.

Farol ‘Córdoba’ en Ramírez de las Casas-Deza

Dorado ha explicado que la Delegación de Infraestructuras ha aprovechado esta intervención para renovar el alumbrado público, que ahora cuenta con faroles del modelo Córdoba, construidas en aluminio y lámparas tipo led para el ahorro energético.

El concejal de Infraestructuras ha explicado que la actuación en Ramírez de las Casas-Deza y Carbonell y Morand “es una muestra del trabajo y de la gestión a los que se había comprometido la Delegación”. 

Próximamente se sumará a estas calles la reforma de la calle Reja de Don Gome entre la calle Enrique Redel y Muñoz Capilla. Además, Dorado ha avanzado que próximamente se actuará en la calle Benito Pérez Galdós y que la reforma de la plaza Gonzalo de Ayora ya se está redactando.

Sobre la ausencia del tradicional granito rosa cordobés en las últimas actuaciones desarrolladas por la Delegación de Infraestructuras, el edil ha explicado que es “una cuestión técnica”. En la reforma de la plaza de San Agustín realizada este verano ha desaparecido del todo en las aceras y en las de Ramírez de las Casas-Deza y Carbonell y Morand, que antes tenían otro tipo de pavimento, ahora ocupan sólo el 25 por ciento de la superficie. 

Dorado reconoce que existe una presión ciudadana en defensa del granito rosa tradicional en Córdoba, por lo que “se ha incluido algo” en estos últimos proyecto, aunque también hay quien demanda otro tipo de pavimento, algo para lo que el Ayuntamiento tendría que cambiar el Plan Especial de Protección del Casco Histórico que sólo contempla el granito, aunque no especifica el color.