AUGC denuncia que se ha excluido a los guardias civiles del cribado del covid en la prisión de Córdoba


Ha reclamado mediante escrito que a los guardias civiles y vigilantes privados del centro penitenciario cordobés se les realice la PCR

guardia civil Gómez festival augc
Guardias civiles. /Foto: LVC
brote csif
Prisión de Córdoba./Foto: LVC

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha expuesto que, “como consecuencia del brote de Covid-19, que ha afectado a más de cien personas en el centro penitenciario de Córdoba durante las últimas semanas, hoy lunes se inicia un cribado masivo mediante la realización de pruebas PCR a todos los internos, funcionarios de Instituciones Penitenciarias y trabajadores de dicha prisión”.

Sin embargo, según ha denunciado AUGC, “una vez más la dirección del centro penitenciario cordobés ha ignorado a los guardias civiles que allí trabajan, excluyéndoles del referido cribado, a pesar de que a diario están en contacto con los funcionarios, los trabajadores y los internos, a los que trasladan mediante conducciones”.

Por ello, AUGC ha registrado “sendos escritos reclamando a la directora de la prisión, Yolanda González, y al jefe provincial de la Guardia Civil, el coronel Juan Carretero, que con carácter urgente se lleven a cabo los trámites necesarios para que tanto a los guardias civiles como a los vigilantes de seguridad privada que trabajan en el centro penitenciario se les realicen las mismas pruebas que a los internos, funcionarios y trabajadores”.

AUGC lleva mucho tiempo denunciando que “el Ministerio del Interior trata a los guardias civiles como policías de segunda, y esta es una prueba más de ello, al dejarles al margen de las medidas preventivas para evitar que el COVID afecte no solo a los agentes, sino también a sus familias y entornos más cercanos. Quizá la dirección de la prisión piensa erróneamente que el simple uniforme de los guardias civiles y de los vigilantes privados les protege de enfermedades tan contagiosas”.

Para AUGC, “debe tenerse en cuenta que los sindicatos de Instituciones Penitenciarias han avisado públicamente de que se trata del peor brote desde que se inició la crisis sanitaria y el de mayor importancia en estos momentos en las prisiones españolas. Un brote que, según publican los medios de comunicación, porque AUGC no dispone de información oficial, ha afectado a más de cien personas entre internos y trabajadores, con unos sesenta casos activos actualmente, hasta el punto de haber tenido que aislar varios módulos de dicho centro penitenciario”.