Aprueban el segundo plan de ayudas para instalar ascensores y rehabilitar viviendas


Fuentes afirma que "hemos hecho en un año lo que aquí no se hacía en décadas, como es mejorar las condiciones de vida de 30 comunidades de vecinos"

ascensores ascensor movimiento
Instalación de ascensor. /Foto: JC
ascensores ascensor movimiento
Instalación de ascensor. /Foto: JC

La Junta de Gobierno Local ha dado luz verde al segundo programa de ayudas para la rehabilitación de viviendas e instalación de ascensores cuyo plazo de presentación de solicitudes, que no se conocerá hasta diciembre, cuenta en esta ocasión con 45 días.

El presidente de Vimcorsa, Salvador Fuentes, ha explicado que a la vista del resultado de la primera edición de este plan, con la instalación de 30 ascensores, se ha decidido repetir la experiencia. Para ello, se dispondrá de nuevo de 1,2 millones de euros y las únicas variaciones son la ampliación del plazo para la presentación de solicitudes, así como reducir el volumen de la documentación a presentar.

A estas ayudas se pueden presentar las viviendas con más de 25 años de antigüedad, salvo en aquellos casos que sean para adaptación para algún caso de minusvalía y que sean domicilio habitual y permanente del solicitante. 

30 ayudas para ascensores en 2020

El pasado año se concedieron 81 ayudas con los 1,2 millones previstos, de las que 30 fueron para ascensores, con 712.340 euros y el resto para los programas en general.

Fuentes ha valorado estas ayudas para la instalación de ascensores, sobre las que ha dicho que “hemos hecho en un año lo que aquí no se hacía en décadas, como es mejorar la calidad de vida de 30 comunidades de vecinos”.

Las ayudas para los ascensores son de hasta el 40 por ciento del coste total de la obra, con de 25.200 euros máximo para los edificios de hasta tres plantas. Para los más altos, se añadirá una ayuda de 8.400 euros por planta.

Las ayudas a conceder son en concurrencia competitiva para la mejora, conservación, adecuación a discapacitados y tercera edad, así como para la instalación de ascensores en edificios residenciales, mejora de espacios libres y elaboración de la Inspección Técnica de Edificaciones (ITE).

Los cambios que se han introducido en las bases de la convocatoria de 2021 va a suponer una flexibilización  importante con respecto a las del pasado año. Las cuantías económicas también son superiores, sobre todo en lo que respecta a las fachadas de los inmuebles del Casco Histórico. Asimismo, no se tendrá en cuenta el nivel de ocupación residencial y los ingresos de los beneficiarios en las comunidades de vecinos, cuando se acredite que los edificios se construyeron como viviendas sociales.

También se recoge la posibilidad de que la documentación presentada en la convocatoria anterior pueda validarse en la nueva convocatoria, en expedientes que hubieran quedado anulados por distintas causas.