El nuevo parque central de bomberos podría ir en el solar de la comisaría de Poniente


La financiación del nuevo recinto correría por cuenta del Consorcio de Compensación de Seguros

bomberos
Daniel Muñoz y José María Bellido. /Foto: LVC
bomberos parque
Daniel Muñoz y José María Bellido. /Foto: LVC

La necesidad de un nuevo parque central de bomberos en la capital es una demanda que se arrastra desde antiguo y que no avanza en su materialización. Si el pasado año anunciaba el teniente de alcalde de Seguridad, Miguel Ángel Torrico, que podría ir en una parcela de la Huerta de Santa Isabel, el alcalde, José María Bellido, ha añadido hoy que se baraja para este nuevo parque la parcela situada en Poniente y que se puso a disposición del Ministerio de Interior para la construcción de una de las dos nuevas comisarías previstas en la ciudad.

Ubicación de futuro parque

Como el actual Gobierno central ha recortado este proyecto y lo ha dejado en una sola comisaría, queda un solar disponible, situado en la prolongación de la avenida de Manolete, tiene una superficie de 4.200 metros cuadrados y buena conexión con el sistema de rondas de circunvalación, un elemento fundamental que es muy valorado desde el equipo de gobierno.

Según Bellido, la posibilidad de usar esta parcela como parque central de bomberos no está aún cerrada. “No lo puedo asegurar al 100 por cien, pero es una zona ideal porque tiene conexión con toda la red de rondas y creemos que se puede adaptar”, ha añadido.

El gobierno municipal lleva tiempo trabajando en este proyecto sobre el que reconoce que es “a largo plazo”. Torrico ha delantado que el actual, el de Vista Alegre, quedará como ampliación de la Jefatura de la Policía Local, y que en este mandato se van a dar los pasos necesarios, aunque no se concluya, porque “nosotros vamos a actuar pensando en el interés de la ciudad”.

La financiación de este nuevo parque de bomberos correría por cuenta del Consorcio de Compensación de Seguros, que anualmente transfiere al Ayuntamiento una cantidad económica que sólo se puede destinar a la compra de material y a la mejora de las infraestructuras.