La anulación del impuesto de plusvalías ha hecho “saltar por los aires” el modelo de financiación local, según Bellido


Salvador Fuentes avanza que "ahora se abre la posibilidad de suspender cautelarmente la aplicación de este impuesto"

plusvalías
José María Bellido. /Foto: LVC
plusvalías
José María Bellido. /Foto: LVC

La suspensión por parte del Tribunal Constitucional del sistema utilizado hasta ahora para calcular el impuesto conocido como de las plusvalías beneficia al contribuyente, pero fastidia sobremanera a los ayuntamientos, a los de toda condición y color por dejarlos sin una parte importante de sus ingresos ordinarios.

El Consistorio cordobés no escapa de esta situación y para el alcalde, José María Bellido, “la situación a día de hoy es muy problemática y dramática en algunos casos para las haciendas locales, porque, independientemente de algunas cuestiones de fondo, el modelo de financiación local ha saltado por los aires, está roto”.

Ante esta situación a quien le corresponde mover ficha es al Gobierno central, que debe dotar a los municipios de una financiación alternativa tras perderse por inconstitucional de la las plusvalías. Desde la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), donde Bellido es vicepresidente de la Comisión de Hacienda, se ha solicitado ya una reunión de la Comisión Local de Administración Local, que es un órgano mixto entre este organismo y el Ministerio.

La intención es solicitar al Ejecutivo de Pedro Sánchez un nuevo modelo de financiación para los Ayuntamientos y consecuentemente un reajuste en las competencias que se prestan al ciudadano desde la administración local. 

En el caso del Ayuntamiento de Córdoba, la pérdida del impuesto de plusvalías le supone una merma de entre el cinco y el seis por ciento de sus ingresos ordinarios, lo que se traduce en una cantidad que ronda los 15 millones de pesetas, que es lo que anualmente se recauda por este concepto por las transmisiones ‘inter vivos’ y las ‘mortis causa’, que la pasada semana fueron bonificadas al 95 por ciento con la aprobación inicial de las nuevas ordenanzas fiscales.

Bellido ha explicado este descenso en los ingresos que tendrá la ciudad al perderse los ingresos de las plusvalías con una serie de ejemplos. Así, la cantidad que se recaudaba con este impuesto es igual a la cantidad que se transfiere anualmente a Aucorsa para su funcionamiento, es el doble del presupuesto del Imdeco y “supone más que acabar el estadio de fútbol o más que terminar la Ronda Norte en su primera fase”.

Esa situación “dramática” que se vive en los ayuntamientos tras conocerse la sentencia del Tribunal Constitucional hace que “los servicios públicos estén en peligro”, según Bellido, y por todas estas razones urge una respuesta del Gobierno central.

Lo peor de todo es que “esto era previsible”, como ha explicado Bellido, a quien le “indigna” que no se haya querido dar respuesta a tiempo. Como la sentencia del Constitucional se veía venir, desde el Ministerio de Hacienda se trabajaba en un nuevo modelo para calcular el impuesto de plusvalías que aún está guardado en un cajón.

Dejar de cobrar las plusvalías

Sobre esta cuestión, el teniente de alcalde de Hacienda, Salvador Fuentes, ha explicado que antes del verano se anunció desde el Ministerio un documento que “garantizaba la constitucionalidad” del impuesto de plusvalías, devolvía la seguridad jurídica al contribuyente y garantizaba los ingresos a los ayuntamientos.

Además, Fuentes ya ha anunciado que “ahora se abre la posibilidad de suspender cautelarmente la aplicación de este impuesto”, pero que la actuación que se seguirá en esta cuestión estará coordinada desde la FEMP de forma unitaria para todos los municipios españoles.