Aprobadas las ordenanzas fiscales que bajan los impuestos por tercer año


Badanelli atribuye la bajada de tributos a Vox, que es "el aliento en el cogote" del PP

ordenanzas
Salvador Fuentes, en primer término. /Foto: LVC
ordenanzas
Salvador Fuentes, en primer término. /Foto: LVC

Las ordenanzas fiscales para 2022 han sido aprobadas inicialmente por el Pleno del Ayuntamiento, con los votos a favor de PP, Cs y Vox, y en contra del resto de formaciones. La característica fundamental de este cuadro tributario es la bajada de impuestos a los cordobeses por tercer año consecutivo, en concreto un 1,5 por ciento para los impuestos y un 0,5 por ciento para las tasas.

El teniente de alcalde de Hacienda, Salvador Fuentes, ha justificado esta bajada en el punto de partida que tenía la ciudad de Córdoba en materia tributaria. En su opinión, “partíamos de una situación desfavorable de la ciudad de Córdoba con el entorno andaluz”, y ha añadido que el informe elaborado el pasado año por el Consejo Social y Económico de la Ciudad reconocía que “estaba por encima de del resto de capitales andaluzas”. 

En concreto, las ordenanzas para 2022 contemplan una reducción del 2,5 por ciento para el IBI de rústica, que en 2019 era el más alto de España. También se reduce un 2,5 por ciento el impuesto a los turismos y se reestructura y desarrollan las bonificaciones para los clasificados con distintivo medioambiental “0” y “Eco”.

Uno de los puntos más llamativos en estas ordenanzas es la bonificación al 95 por ciento del impuesto de plusvalías, la equiparación de la pareja de hecho al cónyuge y la aplicación de la bonificación a los locales en los que se desarrolle actividad económica, siempre que ésta se mantenga en los cinco años siguientes a la transmisión.

También se excepciona del cumplimiento de los requisitos exigidos para el otorgamiento en régimen común de aplazamientos o fraccionamiento a aquellos contribuyentes declarados en situación de necesidad extrema con derecho a percibir una ayuda de emergencia.

Respecto a las tasas, se reduce en un 20 por ciento la de mercados y llega al 50 por ciento durante el primer año de actividad tras la concesión de un puesto en el mercado.

Debate de las ordenanzas

Fuentes ha explicado que pese a esta bajada de las ordenanzas “mejora la calidad del servicio público, no se toca el manto social y seguimos con la actividad que proporciona recursos a la ciudad”.

En el transcurso del debate, los grupos de PSOE, IU y Podemos han mantenido un discurso similar, en favor de una subida de impuestos y en contra de las reducciones diseñadas por el gobierno municipal. Así, Amparo Pernichi culpa de esta situación a Vox al acusar a PP y Cs de “connivencia de nuevo con la ultraderecha, siguiendo a pie juntillas sus dictados”.

Desde Podemos, Cristina Pedrajas, ha señalado que en esta cuestión “sólo hay dos grandes verdades: que con menos recaudación hay menos servicios públicos y que con esta bajada sólo se benefician los bolsillos más pudientes”.

Isabel Ambrosio, del PSOE, ha indicado en su intervención que las formas en que se ha tramitado el expediente de las ordenanzas “no son las más adecuadas” y que “en el fondo, hay miopía política, incapacidad, falta de pulso y desconocimiento de la ciudad”. 

La portavoz de Vox, Paula Badanelli, ha revindicado para su formación la bajada de impuestos contemplada en los presupuestos al afirmar que “Vox es el aliento en el cuello” del PP, aunque ha advertido al gobierno municipal que “este camino no ha hecho más que empezar, por lo que “hay que bajar mucho más” los tributos para el año siguiente.