Satse muestra su malestar ante la decisión del SAS de quitar unos 1000 euros de media a los profesionales


El SAS castiga a los profesionales que se dejaron la piel y algo más en ello, penalizando la productividad de 2020, igual que en 2019

Enfermera./Foto: Satse
Enfermera./Foto: Satse
coronavirus
Profesionales de UCI del Reina Sofía.

El SAS ha expresado a los sindicatos en una reunión celebrada en el Hospital Infanta Margarita que se aplicará un factor corrector negativo en el pago del Complemento al Rendimiento Profesional del año 2020, lo que ha incendiado a los profesionales: SATSE ya expresó en la reunión y ayer por escrito, su rechazo, indicando que no es razonable que en el año 2020, ejercicio condicionado por los efectos de la Pandemia mundial, año en el que no se han podido planificar objetivos ni realizar evaluaciones, se nos diga que se va a castigar a los profesionales, “los profesionales están muy enojados”.

El Sindicato de Enfermería remitió ayer día 18 de octubre un escrito a la Dirección del Área de Gestión Sanitaria Sur de Córdoba para trasladar el malestar y rechazo a un hecho administrativo que detrae y resta retribuciones (1.000€ de media a cada profesional), algo que no es entendido desde la parte representativa de los trabajadores, que nos oponemos a que quienes han tenido que afrontar una pandemia mundial, con una enfermedad infecciosa agresiva, letal y desconocida; sin disponer de los Equipos de Protección adecuados en las primeras oleadas, siendo contagiados cientos de estos profesionales en acto de servicio, los cargos directivos del SAS nos castiguen nuevamente.

Cuando la sociedad nos aplaude, insiste SATSE, y la clase política alardea de la talla de las mujeres y hombres que conforman el Sistema Sanitario que ha posicionado a nuestra provincia y nuestra comunidad autónoma a la vanguardia en la gestión del Covid (porcentaje de vacunaciones 90%), tenemos que recriminar al SAS que maltrate así (económicamente) a sus profesionales, que merecen reconocimiento y no maltrato.

SATSE ha comunicado al equipo directivo que esto parece una artimaña para quitar dinero a los profesionales, es una vergüenza que en el año en el que muchos profesionales han sido contagiados por el Covid, trabajando en condiciones muy difíciles, con centenares de efectivos en situación de IT, con numerosos profesionales obligados a permanecer en sus domicilios como consecuencia de contactos estrechos, en vez de evaluar a todos con un 10 y asignar el 100% del complemento, se nos presente hoy este atropello en el que se mete la mano en el bolsillo de los trabajadores sanitarios del Hospital y Atención Primaria.

SATSE manifiesta y exige que se retribuya el 100% de la productividad de 2020, indicando que el SAS ha cometido irregularidades, ya que por los motivos que todos conocemos, los objetivos asistenciales habituales fueron desplazados por la necesidad de gestionar una pandemia que afectó a miles de ciudadanos, además ni los profesionales han firmado objetivos individuales, ni se les ha evaluado su cumplimiento. El hecho es que los profesionales han trabajado al 120%, los centros han estado saturados, “si no se podía operar es porque no había camas disponibles, se ha trabajado hasta la extenuación”.

SATSE expresa su rechazo contundente a la política de personal del SAS que, en vez de incentivar a los profesionales sanitarios, los castiga, como hizo con el Complemento al Rendimiento Profesional (CRP) de 2019 del que se les adeuda a todos los profesionales un 24% del último pago, y ahora nuevamente se castiga a quien ha cuidado a los ciudadanos en unas duras condiciones volviéndole a restar retribuciones en el CRP o productividad del ejercicio 2020.

SATSE insiste que estamos ante un atraco a las retribuciones de los profesionales en el año más difícil de la historia del Sistema Sanitario. Parece que el SAS ha querido cuadrar sus cuentas deficitarias bajando la nota arbitrariamente, aplicando correctores a la baja, consiguiendo disminuir las retribuciones de los trabajadores hasta cuadrar sus deficitarias cuentas con hacienda.