Jesús García, codirector de ‘Medjugorje. La película’: “Hay demanda de cine religioso pero las grandes productoras no están por la labor”


El pasado 1 de octubre se estrenó en los cines el documental 'Medjugorje. La película' y hablamos con uno de sus directores, Jesús García

En adelante y para facilitar la lectura, cuando vea escrito Medjugorje , lea ‘medyugore’ y le será más cómodo avanzar en la entrevista. No es fácil de pronunciar y muchos se atrancan en el nombre de esta ciudad que es el foco de numerosas conversiones en los últimos años, desde que en 1981 seis adolescentes aseguraran que se les apareció la Virgen María en aquella pequeña aldea de la antigua Yugoslavia comunista. Los videntes aseguran que las apariciones siguen teniendo lugar todos los días, aunque la Iglesia católica mantiene un prudente estado de observación al respecto y de momento no considera el perfil sobrenatural del fenómeno. Se cumplen 40 años de aquel 1981 y de lo supuestamente ocurrido en Medjugorje, y un documental lo muestra en los cines españoles. Acompañamos a Jesús García (Madrid, 1977) en el día de su estreno en Córdoba. Jesús es uno de los directores junto Borja Martínez-Echevarria y también uno de los protagonistas del fenómeno de Medjugorje, porque él conoció en primera persona lo que le sucede a muchos que hasta allá peregrinan.  Estamos en los cines de El Tablero, en una tarde de domingo en el que los espectadores comienzan a desperezarse del letargo provocado por las restricciones de la pandemia y acuden de nuevo a los aforos sin cortar. Jesús tiene una larga lista de personas guardando cola para ver esta película y los atiende casi uno a uno, con gratitud y una paciente amabilidad. Es un tipo en deportivas alejado del glamour de otras pasarelas donde hay más de política impostada – y mucha más pasta- y demasiada vanidad que de cine de verdad. Este lo es, porque cuenta una historia sin más efectos especiales que la honestidad de sus protagonistas y la de los directores que han puesto su fe y su corazón en un hermoso proyecto.

jesus garcia codirector de ‘medjugorje la pelicula foto jesus caparros 02

En 2006, dos jóvenes periodistas son enviados a Medjugorje para recabar información de un fenómeno que entonces era poco conocido. Aquello le cambió la vida a esos dos reporteros. Uno de ellos era usted.

Sí, efectivamente.

¿Qué pasó en Medjugorje?

Conocí algo de lo que me habían hablado toda la vida pero yo no había hecho mucho caso. Creo que en España la gente de nuestra generación, al menos ‘de fábrica’, todos somos católicos. Estamos bautizados, hacemos la Comunión. Y en mi caso eso se fue disolviendo a medida que iba creciendo, y fue desapareciendo. Al final la fe o la devoción era algo cultural, por así decirlo, que pertenecía más a mis padres que a mí, y llegó un momento en que casi desapareció. Sin embargo en aquel viaje y de una manera absolutamente inesperada e inexplicable – porque yo no lo sé explicar con palabras- se despierta con una fuerza brutal. Yo tenía 28 años y mi compañero 30, y a los dos nos pasó. Nos cambió la vida en el sentido de que empezamos a vivir una fe viva, presente, alegre y nueva. Una fe que no sabemos cómo se maneja, porque éramos nuevos en ello. Nos pusimos en manos de gente que sí que entiende, como sacerdotes y religiosos, y nos damos cuenta que a nosotros lo que nos pasó es algo que se llama ‘conversión’. Te quedas un poco sorprendido porque cambias de costumbres, de maneras de vivir y sobre todo, de forma de ver las cosas. Pero con la sorpresa también llega la calma al volver a la fuente donde lo has vivido, que en este caso en Medjugore, y conoces a mucha gente -demasiada- que ha vivido también esa experiencia y la comparte contigo. Por lo menos no te sientes solo, sino acompañado.

Este es un documental que, según usted, está más dirigido a aquellos que no tienen fe que a los creyentes.

Sí. El otro día ponía un ejemplo con un hipotético documental sobre mi madre. Si tú la conoces de siempre, igual no muestras interés, así que trataría de enseñárselo a gente que no conozca a mi madre. O sobre mi pueblo: trataría de mostrárselo a gente que no fuera vecino del mismo. En realidad no tiene etiquetas, aunque es verdad que mucha gente nos ha hecho la pregunta al revés, pensando que era un documental solo para creyentes. Las películas del oeste no son solo para vaqueros ni las del espacio para astronautas. En realidad esto es un documental y por tanto, una herramienta divulgativa para que lo vea el mayor número de personas. Y nosotros hemos intentado utilizar un lenguaje audiovisual y un guion que comprenda todo el mundo sin necesidad de necesidad de haber estudiado teología.

Un guion y un documental que casi se queda en puertas porque le pilló justo la pandemia al comienzo de desarrollarse.

Habíamos comenzado a grabar. Teníamos ya dos entrevistas. Es verdad que dos de las más importantes, pero bueno, quedaba armarlo todo. Teníamos idea de viaja prácticamente por todo el mundo. A Malawi, a Honduras, o a Kazajistan… y de repente te dicen que no puedes salir de casa ¿Cómo se hace entonces un documental que iba a ser ‘universal’? Así que fuimos tirando de imaginación y de recursos y al final hemos podido montar un documental el que se ha entrevistado a mucha gente, porque poco a poco se fueron abriendo las fronteras, pero mucha de la base del documental está realizada a diez kilómetros a la redonda de mi casa. Vimos que no podíamos ir a Honduras a entrevistar a una persona y decidimos entrevistarnos a nosotros y contar esa experiencia que vivimos y el impacto que tuvo a nuestro alrededor.

En cualquier caso sí que hay testimonios de aquellos a los que se les apareció, o aparece, la Virgen y que residen allí o en EEUU.

Sí. En Medjugorje, los supuestos videntes que dicen ver a la Virgen María son 6 y nosotros hemos podido entrevistar a tres de ellos. Y otra entrevista muy importante ha sido la que hemos hecho a fray Jozo, que era el párroco de Medjugorje en 1981 cuando se produce el fenómeno y se desata una dura persecución, porque todo esto se inicia en la Yugoslavia comunista. En la Yugoslavia comunista la Virgen María tenía prohibido aparecerse, como en todo país comunista. Él era la persona que amparaba a los fieles católicos del pueblo y la persecución, que fue muy fuerte contra los chicos y sus familias, pero el fraile fue quien recibió más hostilidad. Tiene 80 años ahora y hemos podido entrevistarle en dos ocasiones.

Habla de ‘supuestos videntes’ entiendo que respetando lo que la Iglesia católica dice, que no se ha pronunciado al respecto o cuando menos no otorga ‘autenticidad’ a esas apariciones. De momento no las considera un hecho sobrenatural.

Efectivamente. Lo que son las apariciones en sí, a día de hoy, el Vaticano las tiene en estudio. Y está dejando hacer. Están observando. Sí es verdad que han hecho una comisión de investigación que finalizaron aunque el informa no es público, pero, bueno, como digo, ‘están dejando hacer’. Yo también utilizo la expresión ‘supuesto vidente’ porque en realidad quienes saben la verdad sobre esto son ellos nada más. Ellos son los que dicen que ven a la Virgen María y la verdad solo la tienen ellos aunque la Iglesia diga cualquier cosa. Yo no tengo la certeza, pero efectivamente, como bien has apuntado, la aprobación de la Iglesia sigue su curso, observado cómo evoluciona la vida de los videntes, su testimonio, y lo que sucede a alrededor.

Lo que sucede alrededor sí debe ser evidente para la Iglesia católica, y es el gran número de conversiones que allí se producen. Es lo más llamativo del ‘fenómeno Medjugorje’.

Sí. En un principio puede resultar llamativo el fenómeno de las apariciones, sobre todo en el siglo XXI. Pero una vez que llegas allí eso pasa a un segundo plano. Y sobre todo, desde el punto de vista informativo de un periodista, lo que llama la atención son las historias, en primera persona, de la conversión como la que viví yo o mi compañero, que como te he dicho, son muy numerosas y eso es lo que se denomina ‘los frutos’.  En el documental hemos hecho la crónica de los acontecimientos, pero la mitad del mismo lo forman testimonios de personas que, por una razón o por otra, aparecieron allí y cuentan lo que les pasó a ellos.

¿Tiene un enfoque religioso o meramente periodístico?

Es netamente periodístico pero tiene contenido religioso. Se habla de la oración del rosario, de la Biblia, pero con un tono periodístico muy fresco. No es un documental teológico o de catequesis, sino informativo. Lo que ocurre, claro, es que el contenido es religioso.

Se lo preguntaba porque como periodista no sé si ha intentado ver el fenómeno desde más prismas, no solo el religioso. Lo que allí ocurre también puede explicarlo la psicología, por ejemplo.

Sí, es una de las etapas. De hecho es de las primeras. Una de las cosas que hicieron a comienzos del fenómeno de Medjugorje, en el año 81, fue que las autoridades se llevaron a los niños al psiquiátrico de Mostar y les hicieron análisis psiquiátricos y psicológicos , entre otras cosas porque tenían el objetivo de declararles enfermos. Hemos podido entrevistar a una de las doctoras psiquiatras que fue de las primeras en verlos. Ya es una señora mayor, y su testimonio, desde un punto de vista científico la verdad es que te desarma: no se llega a ninguna conclusión clara que descarte el testimonio de los chicos. Es lo que yo creo que a mucha gente le tranquilizaría, saber que es mentira. Pero no se ha podido demostrar.

 

¿Y las conversiones posteriores?

Bueno, habrá de todo. En todas partes hay entusiastas. Si vas al fútbol seguro que te encuentras a un ‘loquito’ pero no significa que todos lo sean. En Medjugorje te encuentras entusiastas como en todas partes pero también testimonios muy veraces, con mucho sentido común y con una carga que al final es irrebatible. A la persona que te dice que ha vivido algo tú no le puedes decir que no lo ha hecho. A veces hay cosas que no son coherentes, matices que descartas por incongruentes, pero cuando ves que sí, que hay congruencia y sentido común, que no lo vas a ‘pillar’ por ningún lado, solo te queda respetarlo.

Algunos de los testimonios que encontramos en el documental son de personas que podríamos encuadrar en la ‘alta sociedad’. ¿Es algo hecho a propósito o es casualidad?

Bueno, se ha hecho a propósito para el documental. Testimonios conozco cientos, lo que pasa es que cuando realizas un documental y quieres llamar la atención y poner el foco sobre el tema que estás divulgando buscas perchas más llamativas. Por ejemplo, a Tamara Falcó, que es muy conocida en España y ha estado en Medjugorje, le pedimos una entrevista a propósito para darle un poco de relumbrón al asunto. Pero por ejemplo sí que nos hemos encontrado uno, sin esperarlo,  que a mí me hizo muchísima ilusión, y que es Nando Parrado, uno de los supervivientes del famoso accidente aéreo de los Andes.  Él estuvo en Medjugorje hace tres años, un año antes de que nosotros empezásemos a grabar y la verdad es que cuenta una historia, asociada además  a su experiencia del accidente, de lo que luego vivó allí, que es muy interesante. Es un señor muy conocido que no fuimos a por él a posta, que nos encontramos y que sale en el documental.

Quizá fue la providencia…

Pues seguramente que la providencia haya jugado más de una partida en todo esto. Es cierto que en bastantes ocasiones nos hemos encontrado en circunstancias que ni nosotros mismos nos explicábamos, y cómo ante dificultades casi insalvables, de repente se solucionaban de la manera más inesperada que no estaban ni en el plan de negocio ni en el guion. Posiblemente, sí, haya sido cosa de la providencia.

Como el propio estreno del documental, en una época en la que ya por fin la gente vuelve a los cines y, hasta ahora, con una estupenda recepción.

Llevamos toda esta semana en cartelera y aunque no tenemos datos oficiales sí que por redes nos llega la información de que estamos llenando muchas salas de España. Llenando, cuando todavía hay mucha precaución para ir al cine. Por ejemplo, el primer día de estreno, que fue el 1 de octubre, estuvimos entre las diez más vistas.

Compitiendo con James Bond.

007 fue la primera y ‘Medjugorje’ fue la décima. Pero entrar entre las diez primeras con solo 50 copias cuando las grandes compañías llevan 200 para mí ha sido un triunfo. A lo mejor la providencia también echó una mano para que la gente se equivocase de sala, quizá. (ríe)

jesus garcia codirector de ‘medjugorje la pelicula foto jesus caparros 05

¿Tienen los espectadores ganas de ver otro tipo de cine?

Yo creo que la gente tiene ganas de ver un tipo de cine espiritual porque las pocas producciones que se han hecho en los últimos años han tenido muy buena respuesta de taquilla. Creo que sobre todo hay más demanda que oferta. No hay producciones de cine religioso o espiritual que sean buenas y tengan calidad, que sean agradables de ver y te merezca la pena pagar la entrada.

Hemos podido experimentar en los últimos años un fenómeno en el que lo que se está detectando es que hay más demanda que oferta. Las grandes productoras no apuestan por este producto y somos las productoras independientes las que de vez en cuando nos lanzamos a la aventura. Creo que eso poco a poco se va air normalizando más porque, como digo, al final los números no engañan. Si esto la gente lo ‘compra’, habrá que darles lo que piden.