Vox reclamará por vía judicial las facturas del evento Kitchen en Fitur


Badanelli afirma que "esto es más propio de la cueva de Alí Babá que de un Ayuntamiento democrático"

gastronomía
Evento gastronómico en Fitur. /Foto: LVC
vox
Paula Badanelli y Rafael Saco. /Foto: JC

Al grupo municipal de Vox se ha agotado la paciencia a la hora de pedir el desglose y el seguimiento de las facturas y toda la documentación generada por el evento denominado Kitchen que se celebró en Madrid con motivo de la última edición de Fitur. La portavoz municipal de esta formación, Paula Badanelli, ha informado de que hace unos días se personó, acompañada de su asesor jurídico, en el Instituto Municipal de Turismo (Imtur) para pedir toda esta información y “se nos dijo claramente que no existía”, por lo que “no nos han dejado otra opción que irnos al Juzgado”.

Vox: “Han perdido la vergüenza”

Ante esta situación “sin pudor”, porque “han perdido la vergüenza a la hora de hacer estas cosas”, el grupo de Vox ha contratado un abogado que está estudiando las acciones legales a emprender. De momento van a solicitar el desglose y el seguimiento de las facturas del Kitchen así como todos los contratos menores realizados por el Imtur desde julio de 2019.

El motivo por el que Vox quiere esclarecer lo ocurrido con el Kitchen es porque este evento tuvo un coste superior a los 30.000 euros que se justificaron en base a facturas de las que ninguna de ellas superaba los 3.000 euros para esquivar la fiscalización previa. “Esto es más propio de la cueva de Alí Babá que de un Ayuntamiento democrático”, ha apuntado Badanelli.

La portavoz de Vox ha expuesto que en el último Consejo Rector del Imtur avisó de que iba a acudir a las dependencias de este organismo municipal para reclamar la información solicitada, consiste en saber cómo se había hecho el encargo y cómo se había justificado el trabajo. El viaje fue en balde.

Aunque la presidencia del Imtur esté ostentada por la portavoz de Ciudadanos, Isabel Albás, Badanelli responsabiliza de esta situación al alcalde, José María Bellido. “Nos apena, porque esto no contribuye al prestigio de la clase política, pero no nos ha quedado otra ante la inactividad y la inacción del alcalde, que es el que da la autoridad y la quita”.