El PSOE pone el ventilador hacia la Junta por el incendio de Alcaracejos


El PSOE cordobés culpa a la administración andaluza de que un Consejo de Ministros (socialista) no declarara zona catastrófica al municipio de Alcaracejos.

Poco han tardado el incendio de Alcaracejos y su no calificación como zona afectada gravemente por emergencias de protección civil (ZAEPC), que es como se denominan ahora las ‘zonas catastróficas’, en convertirse en un asunto político y dejar de ser lo que verdaderamente es: un problema económico, ecológico y humanitario.

Los socialistas han salido hoy al paso de las declaraciones del delegado territorial de Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía en Córdoba, Guiseppe Aloisio, cuando ayer, tras conocer la decisión del Consejo de Ministros apuntó que el criterio adoptado se aleja del verdadero grado de afección medioambiental y se rige por una medida exclusiva de protección civil, lo cual desvirtúa la declaración de riesgo potencial de cara a las ayudas estatales y anunció que pediría una rectificación.

Los socialistas hoy han dicho que “si hay alguien que realmente desvirtúa la realidad de lo ocurrido en el incendio de Alcaracejos es el delegado territorial de la Junta de Andalucía que debería conocer lo que dispone el Plan Estatal General de Emergencias (PLEGEM) aprobado el pasado 15 de diciembre por el Gobierno para acceder a la declaración de ZAEPC”, por ello han reclamado al Gobierno de Moreno Bonilla que “se ponga a trabajar cuanto antes y elabore un informe complementario que rectifique el anterior para que el incendio de Alcaracejos tenga un nivel 1 y pueda, directamente, incorporarse al decreto de ayudas aprobado ayer por el Gobierno de España”.

Criterios diferentes

Todo señala al criterio empleado en Andalucía que no se corresponde con el se regula desde el Gobierno central, a través del PLEGEM.  Así la Junta  puntualiza que en Andalucía, el nivel 1 se activa “en aquellos incendios que, pudiendo ser controlados con los medios de extinción incluidos en el Plan Infoca, se prevea por su posible evolución, la necesidad de la puesta en práctica de medidas para la protección de personas y de los bienes no forestales que puedan verse amenazados por el fuego”. Igualmente se declara el nivel 2 cuando “a solicitud de la Dirección del Plan Infoca, sean incorporados medios estatales no asignados a dicho Plan, o puedan comportar situaciones de emergencia que deriven hacia supuestos en los que esté en juego el interés nacional”. El de Alcaracejos arrasó más de 600 hectáreas, pero no fue necesario elevar el Nivel 0. “No se puede dejar a ningún municipio fuera solo utilizando como criterio el nivel de emergencia declarado durante el incendio”, subrayaba el delegado territorial Aloisio, que ayer calificaba de “mala fe” el querer crear confusión con los criterios de activación de niveles de emergencia, a la vez que pedía más reconocimiento para los profesionales del INFOCA.

En este sentido, el PSOE cordobés ha valorado la labor del INFOCA aunque han dicho que “no es de recibo que sufran el maltrato de la Junta de Andalucía, una administración que por la mañana elogia su labor y por la tarde pone en duda su profesionalidad y su trabajo público”.

El caso es que en ningún momento desde la administración pública andaluza se ha dudado de la profesionalidad del Plan Infoca, sino todo lo contrario. 

La pista del paraje La Zarca

Uno de los puntos en los que ha argumentado su crítica el PSOE, poniendo en duda las decisiones técnicas tomadas a lo largo de los días en los que se trabajó en la extinción del incendio, ha sido en que se explique desde la Junta  si se utilizó como base de repostaje y carga la pista para aviones del INFOCA en el paraje La Zarca, en el término municipal de Espiel y a escasos kilómetros del lugar en el que se originó el fuego. 

Los aviones de carga en tierra (ACT) que se utilizaron en el incendio de Alcaracejos, son el modelo A-802. Por razones de operatividad se decidió que recargaran en el aeropuerto de Córdoba y no en La Zarca. El motivo, detallan desde la delegación de Desarrollo Sostenible, es que desde Córdoba podían despegar con carga completa de líquido retardante, mientras que desde la Zarca, sólo podrían operar a media carga.

“Con esta pregunta, que no deja de ser una insidia, se está veladamente poniendo en cuestión, decisiones que son absolutamente técnicas y que le corresponden a la dirección de extinción”, concluyen desde la Delegación Territorial.