Bellido desvela que Defensa tiene “otros planes” para la Farmacia Militar


El alcalde señala que ya tenía un preacuerdo cerrado con el Ministerio de Defensa sobre el uso del edificio

farmacia defensa lepanto
Entrada a la Farmacia Militar. /Foto: JC
farmacia
Entrada a la Farmacia Militar. /Foto: JC

El Ayuntamiento podría perder los equipamientos municipales previstos en la Farmacia Militar, en el antiguo cuartel de Lepanto, si finalmente el Ministerio de Defensa como propietario del inmueble decide darle otro uso. Así lo ha adelantado el alcalde, José María Bellido, en el Pleno de ayer a raíz de una pregunta del concejal socialista José Antonio Romero, quien se interesó por la marcha de las negociaciones tanto sobre la Farmacia Militar como sobre las Caballerizas Reales.

Bellido ha informado de que desde el Ayuntamiento se había alcanzado con Defensa “un preacuerdo cerrado, con las condiciones para tener el uso de la Farmacia Militar durante un tiempo, con un canon que ya estaba preestablecido”.

A este punto se había llegado gracias a las “excelentes relaciones” con el Ministerio, y que existía ya el compromiso con la Dirección General de Infraestructuras de Defensa, “pero puede que haya otros planes del Gobierno de la nación para el uso de ese edificio, por lo cual, nosotros llegaremos hasta donde podamos llegar”.

Bellido ha dejado entrever la imposibilidad de dar un paso más, porque “el problema no está en Defensa ni en el Ayuntamiento, sino en que pueda haber otras decisiones que escapan de este Ayuntamiento sobre el destino que se le debe dar a este edificio dentro del complejo de Lepanto”.

Usos para la Farmacia Militar

El actual gobierno municipal tenía ya diseñado que en parte de esta Farmacia Militar se ampliase la Biblioteca Central y que se dotase a la misma de un salón de actos. Según el delegado de Urbanismo, Salvador Fuentes, esta operación sería fácil de acometer dado el buen estado de conservación del edificio.

El anterior equipo de gobierno intentó su adquisición al Ministerio de Defensa en un paquete en el que entraban las Caballerizas Reales junto con la Farmacia Militar, que fueron valoradas por el Ejecutivo central en cinco millones de euros. La tasación de los inmuebles ha sido la causa que ha retrasado el cierre de un acuerdo sobre ambos recintos.

Pero éste no es el único plan que ha habido para la Farmacia Militar. En tiempos del alcalde José Antonio Nieto se barajó la posibilidad de trasladar a este recinto el mercado de la plaza de la mosca, que se iba a completar con un recinto gourmet y que finalmente no se llevó a cabo al no contar con el visto bueno de los vecinos, que preferían que el mercado siguiera donde está.