Frente común de la Junta y el Ayuntamiento contra la ley de patrimonio


"Córdoba se gobierna desde Córdoba y no desde Madrid", señala el alcalde

ley patrimonio
Cristina Casanueva, Macarena O'Neill, José María Bellido, Patricia del Pozo y Antonio Repullo. /Foto: LVC
ley patrimonio
Cristina Casanueva, Macarena O’Neill, José María Bellido, Patricia del Pozo y Antonio Repullo. /Foto: LVC

Tanto la Junta de Andalucía como el Ayuntamiento de Córdoba han dejado claro que no están dispuestos a claudicar ante la nueva ley de patrimonio que prepara el Gobierno de Pedro Sánchez. Por lo que se conoce de esta normativa, que supone una injerencia en la gestión patrimonial que realizan las autonomías y los municipios, ambas instituciones han dejado claro que van a usar todos los recursos a su alcance para oponerse a lo que entiende como “una bomba de relojería contra una ciudad como Córdoba”, como ha señalado el alcalde, José María Bellido.

Tanto el regidor como la consejera de Cultura y Patrimonio, Patricia del Pozo, han anunciado hoy en Córdoba que ambas instituciones van a presentar alegaciones antes del día 19 contra esta ley del patrimonio. Del Pozo ha expuesto que si culmina su tramitación parlamentaria y se aprueba con estas injerencias competenciales “interpondremos el recurso que corresponda”, en alusión a que recurrirán la ley ante el Tribunal Constitucional.

Por su parte, Bellido ha adelantado que va a reclamar el respaldo de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), ya que son numerosas las ciudades españolas que se verán despojadas de sus competencias por parte del Gobierno central. Además, ha añadido que “también informaremos a los ciudadanos porque tiene una afección diaria a la vida de muchos cordobeses”.

Para Patricia del Pozo, esta nueva ley “afecta de lleno” a la ciudad de Córdoba, que cuenta con cuatro declaraciones de Patrimonio Mundial por parte de la Unesco. Ha explicado que la ley actual es de 1985, que nació con defectos, y que su aplicación se trasladó a las autonomías. “Esperábamos que se diera respuesta a las disfunciones detectadas a lo largo de los años y esperábamos una nueva ley adaptada a este siglo, no una modificación de la anterior”, ha comentado.

Para la consejera de Cultura, el anteproyecto de ley “no resuelve los problemas, sino que crea más”, por lo que interpreta que “lo que funciona bien es lo que se quiere controlar y se obvian los problemas que se encuentran día a día los ciudadanos cuando quieren hacer una pequeña obra de rehabilitación en un inmueble del entorno de un bien protegido”.

Una ley para “controlar tela”

Del Pozo ha cuestionado la creación tanto del denominado Bien Cultural de Interés Mundial, por su inutilidad, así como los nuevos patronatos, de los que “facilitar, nada; pero controlar tela”. Además, “impone limitaciones importantísimas a los derechos de la Iglesia”.

Andalucía tiene 15 de los 48 patrimonios mundiales que hay en España. Por esto, la Junta de Andalucía, en defensa de todos ellos, se va a oponer a que la ley se apruebe en las condiciones que recoge su anteproyecto. 

Bellido, por su parte, ha denunciado que el anteproyecto ya está redactado y “nadie se ha dirigido a esta Ayuntamiento; nada, absolutamente nada, cuando creo que debería haber sido lo contrario”, al ser Córdoba la ciudad española con más declaraciones de la Unesco. 

El alcalde ha reclamado el viejo principio de que “Córdoba se gobierna desde Córdoba y no desde Madrid”, para denunciar la injerencia del Gobierno de Pedro Sánchez en cuestiones locales como son la Fiesta de los Patios, sobre los que está la amenaza de un denominado plan de salvaguarda, o sobre la gestión de un distrito entero como es el casco histórico.