Arranca la fase final del Centro de Emergencia Habitacional


Eva Contador confía en que los trabajos que quedan pendientes estén finalizados antes de año y medio

centro de emergencia habitacional
Exterior del Centro de Emergencia Habitacional. /Foto: JC

El Centro de Emergencia Habitacional va a salir en breve del estado de abandono en que se lo encontró el gobierno municipal en 2019. La delegada de Servicios Sociales, Eva Contador, ha informado de que se va a rescindir el contrato con la anterior empresa adjudicataria para iniciar un nuevo proceso que puede tardar entre 12 y 18 meses en estar concluido.

centro
Eva Contador. /Foto: LVC

Contador ha explicado que los trabajos que quedan pendientes para culminar el Centro de Emergencia Habitacional, situado en el pabellón 2 del antiguo Hospital Militar, consisten en algunas demoliciones, reforma de los forjados existentes, instalación de un ascensor y demolición de una escalera. El plazo de ejecución de estos trabajos está calculado en un año, a lo que hay que añadir los trámites previos, por lo que todo puede durar hasta año y medio.

Ahora, administrativamente, hay que liquidar el contrato anterior y disponer del crédito de 650.000 euros con cargo a la Delegación de Servicios Sociales para esta segunda fase. El plazo de ejecución es de seis meses  y hay que añadir otros dos meses más para el cierre y liquidación del nuevo contrato.

De forma paralela, en la Delegación de Servicios Sociales se trabajará en otros dos contratos relacionados con el Centro de Emergencia Habitacional. Uno de ellos, por importe de 200.000 euros, estará destinado al mobiliario para el equipamiento de las instalaciones; el otro, cifrado en 240.000 euros, será para la gestión del edificio, que se quiere que sea similar a la de la Casa de Acogida.

El centro podrá acoger hasta 38 personas

Sobre el equipamiento, Contador ha señalado que consiste en despachos para los trabajadores sociales, salas de usos múltiples y una sala de estar. Este Centro de Emergencia Habitacional contará con 38 plazas distribuidas en 15 habitaciones, además de trasteros para que los usuarios puedan dejar sus pertenencias mientras hacen uso de este recurso del Ayuntamiento. Su destino es para las personas que por cualquier circunstancia se ven privados de una vivienda.