La Normal de Magisterio tendrá una zona protegida por el Sistema Nacional de Seguridad


Bellido anuncia que en septiembre podrán los vecinos hacer uso de las instalaciones reservadas una vez se instalen cámaras de videovigilancia

normal
Antiguo edificio de la Normal de Magisterio. /Foto: JC

Parte de los usos a los que se han destinado algunas plantas del edificio de la antigua Normal de Magisterio, en el Sector Sur, hace que se consideren las instalaciones especialmente sensibles tanto por el material que tienen como por la información que gestionan, como es el caso, por ejemplo, del Centro de Proceso de Datos del Ayuntamiento. Por este motivo, Estas plantas están protegidas por el Sistema Nacional de Seguridad, por lo que deberán estar vigiladas de forma especial y distinta al resto del edificio.

normal
Antiguo edificio de la Normal de Magisterio. /Foto: JC

Asi lo ha señalado el alcalde, José María Bellido, como una de las razones por la que las dos primeras plantas del edificio de la Normal no pueden ser aún usadas por los vecinos del Sector Sur pese a estar ya equipadas. Aún así, ha añadido que el trámite para la instalación de un servicio de videovigilancia que garantiza la seguridad pasiva de las dependencias de la Delegación de Transformación Digital y del futuro Polo Digital ya está en marcha y que podrá estar en funcionamiento tras el verano.

Bellido ha informado de que esta misma semana ha mantenido un contacto con el presidente del Consejo del Movimiento Ciudadano, Juan Andrés de Gracia a quien le ha trasladado que “la previsión es que en septiembre tengamos los sistemas de seguridad pasiva para poder usar las primeras plantas”. 

El Polo Digital, en la Normal

En diciembre del pasado año se conoció la noticia de que el edificio de la Normal va a albergar el futuro Polo Digital de Córdoba. En aquel momento, el alcalde señaló que era una apuesta del gobierno municipal en un barrio necesitado de proyectos estratégicos y de empleo. Su ubicación en la Normal se debía a una mayor rapidez para su puesta en marcha, ya que la búsqueda y adquisición de una sede nueva para el Polo Digital se consideraría un derroche en tiempos de pandemia cuando se cuenta con un edificio recién rehabilitado que dispone de espacio suficiente.