El complejo medioambiental de Sadeco ya luce el nombre de Juan Revilla


José María Bellido destaca que "las virtudes no sólo se limitaban al ámbito profesional, sino que destacaba por sus valores humanos"

complejo sadeco
Rotulación del complejo medioambiental Juan Revilla. /Foto: LVC

Tal y como se aprobó de forma unánime en el último Pleno municipal, el complejo medioambiental de la empresa municipal Saneamientos de Córdoba (Sadeco) ya está rotulado con el nombre de quien fuera su director en los últimos años, Juan Revilla, fallecido por covid en el pasado mes de febrero.

En un acto celebrado en las instalaciones del complejo, en la Cuesta del Lobatón, se ha recordado la figura de este ingeniero agrónomo que llegó un día a Sadeco como becario y que con esfuerzo y tesón hizo de este recinto toda una referencia nacional e internacional en tratamiento de residuos. 

Un complejo medioambiental eficiente

El presidente de Sadeco, David Dorado, ha definido el sentido del acto celebrado hoy al afirmar que “el corazón de la empresa municipal toma el nombre del hombre que le dedicó tantos y tantos años para que el complejo medioambiental de Córdoba fuera lo que ha llegado a ser, una de las plantas de reciclaje más eficientes de España”, por lo que con esta rotulación “hoy se le devuelve todo lo que aportó a la empresa y a sus compañeros y, por ende, a la ciudad de Córdoba”.

La viuda de Juan Revilla, Trinidad Duarte, ha intervenido para agradecer el trato y las muestras de sentimiento recibidas tanto durante la enfermedad como por el fallecimiento de su marido. También ha desvelado diversos aspectos de su faceta más personal y cómo en la intimidad del hogar vivía y sentía la marcha de la empresa. Como ejemplo, ha aportado la anécdota ocurrida durante un viaje familiar a Roma. Entre tanto monumento le impactó una papelera que vio en la calle. Grabó el proceso de montaje y desmontaje de la misma con toda meticulosidad. “Esto se podría hacer en Córdoba”, añadió.

El acto de rotulación del complejo medioambiental con el nombre de Juan Revilla ha sido clausurado por el alcalde, José María Bellido, quien lo ha recordado al afirmar que “las virtudes no sólo se limitaban al ámbito profesional, sino que destacaba por sus valores humanos, su humildad, la sonrisa permanente, que eran unos rasgos que todos los que hemos conocido a Juan lo identificábamos”.