PODCAST | Mientras unos buscan la subvención para su memoria histórica, ahí afuera hay gente sin poder comer


El Coro una vez al mes es solo femenino y no escatima en temas y puntos de vista por polémicos que estos puedan ser. Hoy se ha hablado de la pobreza real

Una pobreza que va más allá de las solemnes ruedas de prensa de los políticos y de las ayudas anunciadas con todo lujo de focos y detalles. Es la pobreza que atiende Cáritas Diocesana y de la que hoy ha dado cuenta en El Coro Carmen del Río, que es periodista y responsable de comunicación de la entidad benéfica. Junio es un mes importante para Cáritas, por cuanto se presentan balances, se celebra el Corpus y se sigue con la actividad propia que se ha visto incrementada por culpa de la pandemia. La intervención de la compañera se produce justo después de un pleno municipal en el que algunos de nuestros representantes políticos se han dedicado a lo suyo, que no necesariamente coincide con lo nuestro.

Aquí cualquiera puede montar una asociación o chiringuito para la memoria histórica, memoria que tampoco debe coincidir con la Historia, por cierto. Y pedir dineritos para la cosa. Nadie discute ni pone en entredicho lo de dar sepultura y memoria a los que murieron entre odios, rencores y nocturnidades, como argumenta Paula Badanelli en nuestro Coro, pero ahí afuera, en la vida real, en la de ahora mismo, hay otras necesidades más urgentes. Badanelli acusa a algunos de sus compañeros ediles “de no pisar la calle, de no conocer la realidad”. En particular al alcalde, José María Bellido (PP). 

thumbnail 56576608 84d4 4467 a4f2 8e470ecb835f 1

Una realidad muy distinta también para los legisladores nacionales de la demagogia. Lola de Toro, abogada laboralista, advierte sobre el “derecho a conservar un puesto de trabajo” que pretende imponer el Gobierno de Sánchez y que no es tal derecho – ni obligación por parte del empresario- en un país donde el despido, de momento, es libre. Otra vez el mundo ideal del político frente a la vida real, la de los que crean empleo, pagan nóminas e impuestos y no duermen por las noches pensando en todo ello. 

Un Coro el de esta semana que también ha contado con la delegada diocesana de medios, Natividad Gavira, que se ha preguntado dónde está el feminismo de la vicepresidenta del Gobierno Carmen Calvo ante cualquier señora mayor con pensión de 500 euros – si es que la tiene- y que no pueda poner la lavadora ni de noche ni de día. O el recibo de la luz o comer. Ahí no aparece el feminismo transversal. Ni la realidad, esa que no salpica a los moradores de los coches oficiales. 

puerta de sevilla

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here