VÍDEO | Párrocos en primera línea


La Voz de Córdoba se acerca a tres parroquias ubicadas en tres de la barriadas más pobres de España. según el último informe Urban Audit del INE

2e6d6ed9 50d9 42ff acf9 db19de32685d

De los 16 barrios con menor renta de España, 12 son andaluces y 5 cordobeses. De hecho, según los datos que se desprenden del reciente informe Urban Audit que publicó el Instituto Nacional de Estadística (INE) la pasada semana, hay que sumar uno más (El Higuerón- Majaneque- Alameda del Obispo) a esa lista de 4 barrios que han sido una triste foto fija en los últimos años en los que se ha publicado el estudio.

Si hay una institución que trabaja día a día y de manera silenciosa y callada con los más desfavorecidos esa es la Iglesia católica. Su labor ha sido y es fundamental en el último año, con el azote del coronavirus, principalmente a través de las Cáritas parroquiales. Pero su trabajo desinteresado, generosos y diario no se reduce a proveer alimentos o priductos de primera necesidad: en una parroquia se trabaja y mucho para que la pobreza no sea una condena de la que no se puede salir. Se trabaja, en definitiva, por la dignidad de los hombres y mujeres de la comunidad, por la justicia y la esperanza.

San Isidro Labrador, Santas Margaritas y Santa Luisa de Marillac

Tres parroquias y tres párrocos. En El Higuerón, el padre German Balmore, natural de El Salvador y desde hace seis años párroco de San Isidro Labrador. Necesita cada día el coche para cubrir una extensa labor pastoral entre El Higuerón, La Golondrina y Majaneque, en el extrarradio cordobés. Ha asistido al proceso de precariedad que muchos vecinos han sufrido desde que se refugiaron durante la primera crisis en una barriada que suponía una segunda vivienda para muchos hasta convertirse en la primera y a duras penas. Durante la pandemia ha atendido a más de 240 familias, aunque ahora ha bajado a casi la mitad. Es testigo del contraste que se vive en urbanizaciones de grandes casa pero sin apenas recursos para vivir.

6d34fdd3 7d5a 4b87 9714 859be756900d

En Palmeras-Moreras es Antonio Caballero el cura que ejerce de párroco para una zona que posee el triste dato estadístico de ser una de las de rentas más bajas de España. Pero don Antonio no quiere que eso empañe la imagen de su gente, de sus vecinos, de “gente que se busca la vida en los mercadillos o recogiendo ajos, que es generosa y que tiene un sentido de apoyo como antaño en los pueblos”. Insiste en que la clave sigue estando en la educación y de hecho en la parroquia ha habido entre otras actividades clases de apoyo para los niños impartidas por docentes jubilados.

Miguel Pozo nos recibe en Santa Luisa de Marillac, en el Polígono del Guadalquivir. Una hermosa y moderna parroquia con una gran labor social a sus espaldas y con un párroco con las cosas muy claras en sus líneas de trabajo y la labor pastoral que realiza. “Hay que tener una idea clara de salir de la pobreza. Existen muchas ataduras que ralentizan ese proceso. Desde la iglesia damos recursos pero al final la responsabilidad es también de la persona”. El padre Pozo nos habla de la ‘Maleta de Luisa’, un proyecto de acogida y ayuda a muchachos sin hogar, generalmente extranjeros. Y la educación también como clave – es profesor en dos centros de la ciudad- para salir de la situación que en muchos casos puede resultar insalvable. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here