El TSJA ratifica el nombramiento de la gerente del Imtur


El tribunal señala que se trata de la selección de un cargo directivo, para ser contratado laboralmente sin perjuicio de su posible cese en cualquier momento

imtur tsja turismo
Fachada del Centro de Recepción de Visitantes. /Foto: LVC

La Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha ratificado el nombramiento de Remedios Molina como gerente del Instituto Municipal de Turismo (Imtur) al desestimar un recurso al mismo que ya contaba con el rechazo de un Juzgado cordobés.

imtur tsja turismo
Fachada del Centro de Recepción de Visitantes. /Foto: LVC

La demanda originaria, que ahora ha sido resuelta por el TSJA, pretendía la impugnación del nombramiento de la gerente como si de un concurso de méritos ordinario para ocupar un puesto en la función pública se tratara y la sentencia reconoce que no es así. En este caso, la selección del mejor candidato, según la convocatoria para cubrir el puesto en el Imtur, se llevaría a cabo atendiendo a su mayor capacidad e idoneidad para el puesto, apreciable discrecionalmente por el órgano competente.

Una Comisión Técnica de Valoración estableció un baremo de méritos con la finalidad de racionalizar y objetivar una propuesta no consultiva sobre la capacidad e ideoneidad de los aspirantes y su conclusión fue que aún siendo capaces e idóneos todos, no podía distinguirse a uno de ellos de forma especial. 

Ante esta decisión, fue la presidenta del Imtur, Isabel Albás, quien escogió a Molina en base tanto a la experiencia en trabajos de similares características, como por su específica formación en materia de turismo, en la que superaba a los otros dos candidatos clasificados en primer y tercer lugar.

Las razones del TSJA

En la sentencia del TSJA se explica que la convocatoria no hablaba de igualdad, mérito y capacidad sino de “…publicidad, capacidad e idoneidad…” sin que obligue a atender a la mayor formación, experiencia o titulación, sino al conjunto o parte de esas cualidades para discernir, discrecionalmente, el candidato que mejor se adecue al perfil del puesto.

Además, el TSJA insiste en que se trata de la selección de un cargo directivo, para ser contratado laboralmente sin perjuicio de su posible cese en cualquier momento acordado libremente por la Junta de Gobierno, por lo que lo debatible es la discrecionalidad ejercida, su motivación y lógica o racionalidad. Y añade que, aún si hubiese estado en presencia de un concurso de méritos, el recurso tampoco podía ser estimado, pues se han valorado todos los méritos, de forma correcta, y tras ello se ha considerado que la elegida es la persona mas idónea y capacitada para el cargo.