SATSE exige a la delegada de salud la retirada inmediata del modelo de “farmacia comunitaria” que pretende imponer


El sindicato entiende que supone una privatización encubierta de los servicios asistenciales

satse mesa colegio
Farmacia./Foto: Irene Lucena

El Sindicato de Enfermería, SATSE, considera que el proyecto que pretende poner en marcha el  Colegios de Farmacéuticos  en la provincia de Córdoba sobre la “Iniciativa de seguimiento y atención a pacientes con COVID persistente”, supone un presunto  intrusismo en las competencias y funciones laborales del personal de Enfermería, así como una vulneración de la Ley de protección de datos de la ciudadanía, ya que el plan recoge la creación del primer registro de pacientes con Covid persistente que se realiza en España en oficinas de farmacias.

SATSE incide en que esta actividad es una vulneración de la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales y de la privacidad de la ciudadanía, ya que los registros de pacientes se realizan y deben seguir realizándose exclusivamente en el ámbito de la Sanidad Pública y, en ningún caso, permitir la recopilación de datos de salud por parte de entidades privadas como son las farmacias.

En esta línea, puntualiza la organización sindical, que la Sanidad Pública debe ser, de forma exclusiva, el primer punto de acceso al sistema sanitario y en este caso es el Sistema Sanitario Público quien debe recabar y custodiar la confidencialidad de los datos sanitarios.

Además, esta medida, asegura el Sindicato de Enfermería, es un intento de aprovechar la pandemia para introducir un modelo que implica una privatización encubierta de servicios asistenciales, al mismo tiempo que conlleva la usurpación de  funciones  y  un  presunt intrusismo  profesional y “promueve la integración de las oficinas privadas de farmacias en la práctica asistencial”, cuando la realidad es que la Consulta de Seguimiento Enfermera del Sistema Sanitario Público ha demostrado desde su creación la suficiente capacidad para realizar y seguir realizando esta labor.

A juico de SATSE, el farmacéutico no es el profesional competente en materia de cuidados integrales del paciente y la oficina de farmacia, como establecimiento privado comercial que es, no representa, en modo alguno, un lugar adecuado para realizar las actividades asistenciales que pretenden llevar a cabo los farmacéuticos, pues éstas no le están reconocidas legalmente a los mismos, quedando limitadas solo a aquello que esté relacionado con el medicamento.

SATSE recalca que las actuaciones asistenciales previstas por los farmacéuticos supondrían, al amparo de la normativa vigente, una invasión de competencias y al mismo tiempo, un claro ejemplo de intrusismo profesional, ya que las labores asistenciales de educación sanitaria y promoción de la salud en los temas de adherencia terapéutica, seguimiento, cuidados del paciente y cribado sanitario son competencia exclusiva de las enfermeras, enfermeros y médicos, que ya las vienen realizando dentro de su actividad laboral en la Sanidad Pública.

Por todo ello, SATSE concluye advirtiendo que no va a aceptar pasivamente que se aproveche esta grave crisis sanitaria para realizar una privatización encubierta de servicios asistenciales en la provincia de Córdoba, ni una invasión de competencias de las enfermeras y los enfermeros, y así se ha avisado ya por escrito al consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre.

Por último, el Sindicato de Enfermería exige a la Administración  que de manera inmediata intervenga para la retirada de este modelo de ‘Farmacia Comunitaria’ y apueste de forma firme por la Sanidad Pública, promocionando el Modelo de Sanidad Pública y reforzando el papel de las enfermeras y enfermeros tanto en Atención Primaria como en Hospitalaria, en lugar de promocionar a la empresa privada farmacéutica en espacios asistenciales que en absoluto le corresponde ni tienen reconocidos legalmente.