El río también es un tema logístico


El municipio cordobés sigue teniendo en la agenda de temas pendientes el adecentamiento del Guadalquivir a su paso por la capital

rio guadalquivir
Estado del río Guadalquivir a su paso por Córdoba. /Foto: JC

Cuando toda la atención se centra en la futura Base Logística del Ejército, ese maná caído vía Ministerio de Defensa para una ciudad que sufre en su principal línea de flotación – el turismo- la crisis por la pandemia, siguen quedando pendientes asuntos que no solo no son menores sino que se prologan enquistados en las hemerotecas con el paso de los años.

En nuestro último podcast semanal El Coro sentamos a las tres administraciones con competencias en el río: Ayuntamiento, Junta de Andalucía y Confederación Hidrográfica del Guadalquivir. Que el río está hecho de nuevo unos zorros a su paso por el casco urbano era motivo suficiente para preguntar de nuevo por qué, qué se tiene pensado hacer – si es que se contempla-  y qué corresponde hacer a cada cual.

La mayor responsabilidad del cauce es asunto estatal. La Confederación Hidrográfica en muchos casos, sobre todo en lo que respecta a las obras de mayor envergadura, debe sortear sus propios problemas administrativos con “fincas” o espacios que en algunos casos son de titularidad privada pero por los que el río transcurre. Si este lo hace por el casco urbano, en este caso el cordobés, el mayor peso recae sobre el municipio a la hora de contar con un río limpio, adecentado  y presentable en lo que a sus orillas o riberas se refiere. Bien es cierto que las actuaciones más importantes en los últimos años se han realizado coordinadamente entre las tres administraciones implicadas aunque según el Jefe de Zona de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, Antonio Ramón Guinea, “la competencia diaria se nos va a veces un poco de las manos, pero los tres tenemos capacidad de actuar a mayor nivel, con actuaciones importantes, como ya hemos hecho en ocasiones anteriores. Pero los ciudadanos ven otra cosa”.

Un exceso de vegetación, por ejemplo. En los Sotos de la Albolafia también, un monumento natural que corresponde cuidar a la Junta de Andalucía, algo que reconoce Giuseppe Aloisio (PP), delegado territorial de Desarrollo Sostenible, limpieza para la que está presupuestada una cantidad de 250.000 para este año 2021. Pero que hay que emplear con cuidado biológico: deberán esperar hasta la última parte del año para que  no corra riesgo la avifauna allí instalada “ahora en pleno proceso de nidificación”. En este sentido, la portavoz de Podemos en el Ayuntamiento de Córdoba, Cristina Pedrajas, que es bióloga, apunta algo que tiene mucho que ver con uno de los desencuentros entre las distintas posturas que han perjudicado un mantenimiento del río, y es que Pedrajas sostiene que se debe desbrozar y talar con conocimiento, sólo especies no autóctonas y siempre guardando un equilibrio entre el buscar una estética de limpieza y conservar un bosque de ribera natural”.

image 169979

Diferentes puntos de vista con los que se encontró el Gobierno municipal, aunque para el PP no es nada nuevo, pero que recuerda David Dorado de Ciudadanos y responsable del área de Infraestructuras y presidente de la empresa municipal de saneamientos Sadeco: “Las posiciones contrapuestas entre los ecologistas radicales que no quieren que se toquen nada de la vegetación y aquellos que quieren instalar bares y chiringuitos para su uso y disfrute”. Lo que quiere decir que el tema va más allá de un desbroce o un dragado. El río forma parte, o debería verse así, de un modelo de ciudad, que aprovecha adecuadamente su patrimonio histórico pero que descuida algo, el Guadalquivir,  que también forma parte de su riqueza patrimonial e idiosincrasia.

Un asunto patrimonial de la ciudad

Y así lo apuntan desde el grupo municipal socialista. José Antonio Romero pone de relieve que el río “es un espacio natural y, a su vez, un recurso turístico y paisajístico de primer ordenque merece este esfuerzo por parte de todos. Hay que hacer realidad el objetivo concreto de ‘no vivir de espaldas al río’ que compartimos todos”.

El Guadalquivir y el turismo. La postal que todos se llevan. Y así lo recuerdan desde VOX en el Ayuntamiento, la primera formación política que en este mandato puso encima de la mesa el naipe del río y que ha conseguido que se contemplen 300.000 euros más en el presupuesto municipal para su limpieza. Y que mira al turismo que volverá tras la pandemia. “La obligación del gobierno municipal es tener el río en las mejores condiciones, porque es nuestro principal atractivo turístico y esta ciudad no puede vivir de espaldas al río”, nos dice Paula Badanelli, portavoz de VOX que añade que “ahora es el momento ideal, porque tenemos que poner a Córdoba guapa para cuando la gente vuelva, aunque es una pena todos estos meses perdidos”.

David Dorado no es de la misma opinión. Destaca la rapidez de la elaboración del proyecto de la futura Vía Verde en tan solo unos meses, un proyecto que va más allá de lo lúdico o deportivo. “Servirá como herramienta” para que el mantenimiento del cauce y riberas del río sea algo “a posteriori, y no solo la limpieza de la maleza sino también de los residuos que se van a cumulando allí”. El presupuesto es de 1.100.000 euros y Dorado añade que “el compromiso del Ayuntamiento y mío personalmente es total. Nuestra intención es meterle primero mano y después preguntar. El anteproyecto de la Vía Verde se encargó a Sadeco en noviembre y en febrero ya estaba redactado. No es un proyecto técnico sino que nos indica los pasos a seguir, con el menor impacto medioambiental posible”. 

IMG 4258

Lo que sí queda claro es que, aparte de la imprescindible colaboración ciudadana en lo que a arrojar residuos se refiere – y mucho cuidado con el uso de toallitas, que son el demonio- al Ayuntamiento le corresponde el mayor peso no solo en la limpieza y cuidado, sino en el mantenimiento prolongado de ambas cosas. “Pero tengo el personal que tengo en Sadeco y no es suficiente”, añade Dorado. Con cerca de 60 millones de presupuesto anual y una plantilla cercana a los 800 puestos de trabajo, esta aseveración cuesta trabajo de asimilar, ciertamente. No obstante, el compromiso del Ayuntamiento, una vez aprobados los presupuestos, parece muy firme respecto al río y su limpieza.

El deseo de todos los grupos políticos y las administraciones responsables es “el mantenimiento en el tiempo de manera periódica” de dicha limpieza.

Esperemos que no tenga que ser un destacamento de zapadores o infantería que venga de promoción con la Base Logística los encargados de ello.