El presupuesto se aprueba en un debate duro que guarda las formas


Amparo Pernichi anticipa que estas cuentas estarán vigentes hasta 2023

presupuesto
Salvador Fuentes y Paula Badanelli. /Foto: Jesús Caparrós

La intensidad política que ha rodeado el largo proceso de la aprobación del presupuesto de este año se ha rematado con un debate en el Pleno en el que todas las formaciones políticas han participado de un debate en el que se han expuestos los argumentos, algunos no exentos de dureza, y se han guardado las formas, lo que ha hecho que este punto en el orden del día haya discurrido con fluidez y finalmente la votación se haya saldado, de forma previsible, con el voto favorable de PP y Ciudadanos, la abstención del PSOE y el rechazo del resto.

presupuesto
Salvador Fuentes. /Foto: Jesús Caparrós

Ya hay presupuesto y con él la famosa partida de 25 millones destinada a la base logística del Ejército de Tierra que “va a cambiar completamente el tejido productivo de la ciudad”, como ha señalado el delegado de Hacienda, Salvador Fuentes. En su opinión, es una aportación que repercutirá de forma global, debido a que “no son los 1.600 puestos de trabajo, sino la industria auxiliar que vendrá con niveles de innovación hasta ahora inimaginables”.

El presupuesto municipal de este año crece un 13,27 por ciento el presupuesto respecto al de 2020, hasta situarse por encima de los 342 millones, de euros, cifra que se eleva hasta los 462 millones de euros en lo que se refiere al conjunto de empresas y organismos autónomos, lo que se conoce como el presupuesto consolidado, que son 54 millones más que en el ejercicio pasado, y fijan la subida en un 14,34 por ciento.

Este documento económico tiene un paquete de inversiones por importe de 60 millones de euros, que se destinarán a las grandes zonas verdes de levante y de poniente, lo que supone, en opinión de Fuentes, un “reequilibrio considerable de la ciudad”. 

En contraste con lo ocurrido durante el pasado mandato municipal, en esta ocasión se ha abierto la negociación del presupuesto con todos los grupos de la oposición. Primero se hizo con Vox, pero el proceso no llegó a buen puerto y hoy su portavoz ha justificado su voto en contra es que este expediente “no responde a las necesidades de los cordobeses y no va a dar respuesta a nada”, con la explicación de que es “continuista”.

Una vez rota la negociación con Vox, el gobierno municipal entró en contacto con el PSOE, quien puso sobre la mesa 19 enmiendas y un preacuerdo para el gasto de los remanentes de 2020. La portavoz socialista, Isabel Ambrosio, ha justificado este acuerdo con el PP en que el PSOE “va a ayudar a tirar de este carro de la ciudad, porque no es momento de poner palos en las ruedas”.

Este respaldo de los socialistas no ha estado exento de críticas y exigencias al gobierno municipal. Ambrosio ha dejado claro que su abstención “es un voto crítico, muy crítico, pero nuestro compromiso no es un cheque en blanco”, por lo que ha anunciado que desde mañana estarán “vigilantes y exigentes” con la ejecución del presupuesto.

Un presupuesto hasta 2023

Distinta ha sido la postura de IU y Podemos. Ambas formaciones habían presentado 19 enmiendas, que habían sido aceptadas por el gobierno municipal, pero una vez se conoció la abstención de los socialistas cambiaron de estrategia y exigieron que se censurara la negociación con Vox. 

La concejal de IU Amparo Pernichi ha aportado una lectura del acuerdo del gobierno municipal con el PSOE que consiste en que este presupuesto “le va a durar hasta 2023”, ante la posible imposibilidad de alcanzar un acuerdo en el año que viene y por el algo volumen de los créditos previstos, lo que permitiría ‘funcionar’ al gobierno municipal hasta el final del mandato.