Transparencia para interpretar cada vez mejor la Mezquita Catedral


El Cabildo destaca que el conocimiento del subsuelo del templo “es bueno para todos”

Mezquita catedral
Excavación en el Patio de los Naranjos. /Foto: LVC

Esta semana se ha dado a conocer el estado de los trabajos arqueológicos que se desarrollan en el Patio de los Naranjos, que arrojan información sobre los precedentes y los orígenes de la Mezquita Catedral. No será ésta la última vez que se levante el suelo en este edificio, ya que la intención del Cabildo Catedral es la de “ayudar a interpretar cada vez mejor este templo, y este conocimiento es bueno para todos”, como afirma el canónigo portavoz de esta institución, José Juan Jiménez Güeto.

La actuación actual está dirigida por los arqueólogos Alberto León y Raimundo Ortíz y repite los pasos de la excavación que hizo hace casi nueve décadas el entonces arquitecto conservador de la Mezquita Catedral, Felix Hernández, para aportar una mayor precisión de lo que se encuentra en esta franja de terreno comprendida entre el primitivo alminar y la última fila de naranjos. “Con las nuevas tecnologías se han podido datar todos los elementos entre el siglo V y el VIII, lo que viene a ratificar que aquí había un complejo muy importante, que tiene todas las líneas de ser el episcopal”, explica Jiménez Güeto.

Divulgación de la actividad

En estos días han pasado por la excavación tanto alumnos de la Universidad de Córdoba como periodistas y guías turísticos, porque “el objetivo es dar a conocer a la ciudadanía lo que se está haciendo, dentro de la política de total transparencia del Cabildo”, como señala el canónigo.

img 1722
Excavación en el Patio de los Naranjos. /Foto: Jesús Caparrós

El Cabildo Catedral no se ha opuesto a este tipo de trabajos, pero sí se ha encontrado con el obstáculo de no contar con los permisos necesarios para la realización de excavaciones en aquellos puntos que quería. Recientemente sólo se han permitido en aquellos lugares en los que se ha autorizado otra intervención, como es el caso de la denominada segunda puerta. En el caso del Patio de los Naranjos, el permiso de la Consejería de Cultura se ha limitado a la misma área que en su día excavó Félix Hernández. Ni un metro más.

Aún no se ha trabajado en todo lo que levantó el arquitecto catalán. En breves fechas se avanzará más al oeste, porque esta intervención cuenta con el condicionante técnico de que hay que salvar en su integridad los cepellones de los naranjos, para que no se vean afectados, lo que complica sobremanera el trabajo de los arqueólogos.

Estas actuaciones arqueológicas que se desarrollan en el Patio de los Naranjos no sólo cuentan con la dirección de la Universidad de Córdoba, sino que también tienen la supervisión de la Gerencia Municipal de Urbanismo y de la Consejería de Cultura.

Más datos sobre la Mezquita Catedral

Hasta el momento, y con la excavación aún sin concluir, ya se puede afirmar que se ha obtenido más información de la que se logró hace casi un siglo, ya que se ha precisado aún más en la información obtenida por Hernández y se han reajustado algunos datos que no eran precisos. Además, se han documentado al menos seis o siete fases constructivas diferentes, tanto del periodo visigodo como del momento de ocupación islámica previa y contemporánea al inicio de la construcción de la Mezquita Catedral.

img 1608
Alberto León. /Foto: Jesús Caparrós

“La idea del Cabildo es que todo lo que sea bueno para conocer la historia del monumento bienvenida sea”, señala el canónigo, porque esta corporación eclesiástica es consciente de que “cuanto más se pueda saber más nos va a ayudar a conocer nuestra historia, que es la historia de Córdoba”.

Por este motivo, con los datos de que se disponen de las prospecciones realizadas con un georradar, se quiere seguir avanzando y que la actividad arqueológica forme parte de la labor investigadora y divulgativa que de forma constante realiza el Cabildo sobre la Mezquita Catedral. 

Sobre este aspecto, Jiménez Güeto aporta el dato de que “esto viene a reafirmar la tesis de que éste es un edificio que conserva todas las capas y en él se puede ver toda la historia de la ciudad y todos los estilos artísticos y arquitectónicos”.

La idea de esta excavación surgió tras la digitalización del archivo de Félix Hernández, que se custodia en el Museo Arqueológico de Córdoba. El propio Alberto León propuso al Cabildo la posibilidad de volver a levantar el Patio de los Naranjos para investigar y recibió vía libre, pero la autorización de la Junta sólo ha permitido actuar en el mismo terreno en que ya se hizo.

Nuevas aportaciones

De momento, mientras en el futuro se permiten otras excavaciones, ésta ha dejado a la luz un muro de fuertes sillares, de unos 30 metros de longitud, al que se le incorporó un ábside que le confiere ese carácter institucional que se interpreta como sede episcopal y como centro de la vida de la ciudad en la Córdoba visigoda. 

img 1579
Muro aparecido bajo el Patio de los Naranjos. /Foto: Jesús Caparrós

Entre las curiosidades sobre la Mezquita Catedral que están confirmando los trabajos de Alberto León y Raimundo Ortiz figura que el primitivo alminar del templo tenía una cimentación más profunda de la que fijó Félix Hernández en su momento o que en la zona hay un pozo ciego al que se arrojaron restos de diversos animales de consumo humano, entre los que no figura el cerdo.

Todo esto es sólo una muy pequeña parte de lo que encierra el subsuelo no sólo del Patio de los Naranjos, sino del resto de la Mezquita-Catedral. Hasta el momento es muy poco lo que se conoce, porque el edificio, con sus sucesivas ampliaciones, se ha mantenido en pie y en uso desde el siglo VIII y queda mucho por descubrir, porque, como señala Jiménez Güeto, “conocer su historia es conocer la historia de Córdoba”.