María Luisa Gómez toma posesión como concejal a la espera de la Delegación de Casco Histórico


Afirma que estará "a disposición" de la comisión que a partir de la semana que viene investigará sus relaciones laborales con Manuel Torrejimeno

Gómez
María Luisa Gómez Calero. /Foto: LVC

María Luisa Gómez Calero ha tomado posesión este lunes del acta de concejal del Ayuntamiento de Córdoba en un Pleno Extraordinario, todo ello tras la renuncia de la edil de Cs Eva Timoteo, al tiempo que ha entregado un escrito al secretario del Pleno, Valeriano Lavela, en el que expone que se integrará en el grupo de Cs, siendo su voluntad actuar dentro del referido como “independiente”.

Gómez
María Luisa Gómez Calero. /Foto: LVC

Al respecto, la nueva edil, exgerente del Instituto Municipal de Deportes de Córdoba (Imdeco), fue número seis en la lista de Cs a las elecciones municipales de 2019 y la expulsaron del partido como militante en 2020, tras lo vivido en el Imdeco hace un año y pendiente de la comisión de investigación a tal efecto que prevé comenzar el lunes 5 de abril.

En este sentido, Gómez Calero ha defendido hace unos días integrarse en el gobierno local de PP y Cs como edil independiente con dedicación exclusiva al frente de la Delegación de Casco Histórico, pendiente de un informe, con el fin de “ayudar desde la experiencia y desde la humildad” en dicha parcela.

En una rueda de prensa, junto al alcalde de la ciudad, José María Bellido, y la primera teniente de alcalde y portavoz de Cs, Isabel Albás, Gómez Calero, quien en estos momentos está en desempleo, ha afirmado que tras lo vivido en el Imdeco llega “de manera cómoda” al Consistorio y apoyada en su “vocación de servicio público”.

Así, en relación con la comisión de investigación sobre la gestión en el Imdeco, ha dicho que se aprobó en el Pleno, de modo que “seguirá su funcionamiento y en el momento que me llamen estoy a disposición de lo que se estime”, ha indicado, al tiempo que ha señalado que “no tiene por qué haber peligro” para sacar adelante todos los acuerdos del equipo de gobierno con su voto y de manera “consensuada”.

Mientras, ha explicado que tomar el acta ha sido una decisión “compleja, muy meditada, pensada y viendo realmente qué es lo mejor”, no sólo para ella como personas, sino para los vecinos de la ciudad, y ha agradecido que “se haya solucionado todo el embrollo” que podía haber “sobre cómo formar parte del Ayuntamiento”.

Gómez Calero se mostró “muy orgullosa” de su delegación para “disfrutar aprendiendo muchas cosas” y apuntó que “dentro de las funciones y tareas” la que más le llama la atención es “poder ayudar a todos los autónomos, comerciantes y pequeñas y medianas empresas del casco histórico ante la situación difícil por la pandemia”.

A su juicio, “esa situación ha sido la más importante en decantar la balanza para coger el acta dentro del equipo de gobierno, porque es la única forma que veía que verdaderamente podía arrimar el hombro y ayudar desde mi experiencia, la humildad y las ganas de trabajar por intentar mejorar la ciudad”, dado que “de otra forma no hubiese podido aportar todo lo que me gustaría darle a la ciudad”, enfatizó.

Los retos de Gómez Calero

Tras remarcar que el proyecto que tiene por delante es “apasionante y un reto muy difícil porque estamos en una situación muy complicada por la pandemia”, Gómez Calero declaró que “detrás quedan muchas cosas”, pero “con el tiempo, la serenidad, la educación y cordialidad”, espera que “todo vaya fluyendo como debe ser en pro de la ciudad y siempre por el bien de los ciudadanos”.

Entre los primeros retos que se marca, Gómez Calero estableció ponerse al día con el plan especial del casco histórico, enterarse de “toda la normativa y circunstancias y el punto exacto” en el que se encuentra.

De igual modo, aseveró que le preocupa “mucho” la situación de los comerciantes y los pequeños autónomos de la zona y ante ello espera “poder aportar como Ayuntamiento lo que haga falta para subsanar lo antes posible la situación”, a la vez que destacó “el atractivo” que supone el casco, de ahí que se vaya a centrar en “cuidar y tenerlo en condiciones para la máxima convivencia de los vecinos y los visitantes”.

Cabe señalar que Gómez Calero toma el acta como edil tras la dimisión de la concejal naranja Eva Timoteo después de conocerse por IU que estaba compatibilizando su cargo como teniente de alcalde al frente de Servicios Sociales con el de procuradora sin haberlo aprobado el Pleno al inicio del mandato, pese a comunicarlo verbalmente al secretario del Pleno.

Mientras, Gómez Calero dimitió hace un año como gerente del Imdeco tras advertir de las “presiones” que entendía estar sufriendo por parte del presidente del organismo, Manuel Torrejimeno (Cs), a la vez que señaló que si llegara el momento de que se produjera alguna baja en Cs -que la expulsó como militante- en el Ayuntamiento, renunciaría al acta, “para que no quede duda de que no quiero el sillón”, apostilló.

Al hilo, ha expuesto recientemente que es verdad que dijo las mencionadas palabras sobre la renuncia al acta “en su momento”, de modo que “si se hubiese producido un movimiento hace un año, hubiera habido otra situación probablemente distinta”, pero “estamos hablando de un año después y el contexto y las circunstancias son totalmente distintas y la decisión al final ha sido distinta”, ha subrayado, para aclarar que eso lo dijo “en un momento determinado, con unas circunstancias muy específicas”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here