La Gerencia aprueba la urbanización de la antigua cárcel de Fátima


En estos 26.192 metros cuadrados está autorizada la construcción de 256 viviendas, de las que 72 son protegidas y 164 libres

cárcel fátima urbanización
Terrenos de la antigua cárcel de Fátima. /Foto: LVC
cárcel fátima urbanización
Terrenos de la antigua cárcel de Fátima. /Foto: LVC

El Consejo Rector de la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) dará en su reunión de esta señala luz verde al proyecto de urbanización de los terrenos de la antigua cárcel de Fátima, que correrá por cuenta de su propietaria, la Sociedad de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios y de la Seguridad del Estado (Siepse), dependiente del Ministerio del Interior.

Los terrenos, con una superficie de 26.192 metros cuadrados, corresponden en su integridad al antiguo centro penitenciario de Córdoba y su urbanización tendrá un coste de 2,9 millones de euros. El grueso de la superficie, con 15.569 metros cuadrados corresponderán a espacios libres, mientras que para la construcción de viviendas se reservan 5.390 metros cuadrados. Además, 4.023 metros cuadrados quedarán para equipamientos.

12 meses para la urbanización

Una vez concedida la autorización, la Siepse contará con 12 meses para la urbanización de este terreno tras la firma del acta de inicio y comprobación del replanteo. Terminado este proceso se pondrán a la venta las cinco parcelas de uso residencial, en las que se prevé la construcción de 256 viviendas, de las que 72 son protegidas y 164 libres. Además, se preven 262 plazas de aparcamiento en los edificios, a las que hay que sumar otras 159 en superficie. 

Este suelo está regulado en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) por el PERI LE-19, aprobado en 2009. El contenido de este plan no satisfacía los intereses de la Siepse, que mantuvo un largo litigio con la Gerencia de Urbanismo que finalizó en 2019. El objetivo era reducir la superficie destinada a locales comerciales debido a la escasa demanda que tendrían por existir un fuerte tejido comercial en el barrio. La finalidad era convertir estos espacios al uso residencial.

La Siepse intentó en varias ocasiones sacar a la venta estos terrenos pero no encontró comprador alguno, debido a que la existencia de estos locales comerciales en los bajos de los edificios residenciales no suponían atractivo alguno para su venta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here