La Cuesta del Bailío se prepara para una Semana Santa diferente


La Delegación de Infraestructuras inicia el resanado de los paramentos, así como la pintura de este enclave

Bailío
Cuesta del Bailío. /Foto: JC

La Delegación de Infraestructuras del Ayuntamiento ha comenzado el adecentamiento de la Cuesta del Bailío ante la inminencia del final de la Cuaresma y la llegada de la Semana Santa. Este enclave de la ciudad se encontraba degradado y se está procediendo a resanar los paramentos así como a dar una nueva capa de pintura.

Esta labor se suele hacer en las vísperas del Viernes de Dolores, ya que por esta Cuesta del Bailío pasan numerosos cordobeses en ese día para visitar a la Virgen de los Dolores en la iglesia de San Jacinto. Además, también es un punto concurrido en diversos días de la Semana Santa, aunque este año, por segundo consecutivo, tampoco habrá procesiones.

Recientemente ha actuado también la Delegación de Infraestructuras en la iluminación de la Cuesta del Bailío, con la sustitución de las lámparas existentes por otras tipo LED de mayor potencia lumínica a la vez que se han añadido unos proyectores, también tipo LED, que iluminan la fachada de la Biblioteca Viva de Al-Andalus, que se encontraba prácticamente a oscuras.

Más obras en el Bailío y en Capuchinos

Tanto la Cuesta del Bailío como la inmediata plaza de Capuchinos tienen pendiente otra intervención, en este caso con cargo a la Delegación de Casco Histórico, que se divide en dos actuaciones. Por una parte, la limpieza y pintura de las paredes, y la reparación del empedrado tiene un coste de ejecución de 48.353 euros y un plazo de ejecución de dos meses. Por otra, la eliminación del cableado tiene un presupuesto de 48.392 euros y un plazo de ejecución de tres meses.

La limpieza de los paramentos se va a realizar mediante chorro de agua caliente a presión con detergentes no agresivos, mientras que la limpieza de los elementos de forja, tanto en ventanas como en el Cristo de los Faroles se hará con decapantes en disolución por medios manuales, con cepillos y abrasivos.

El cableado que actualmente recorre tanto la plaza de Capuchinos como la cuesta del Bailío, por su parte, se va a canalizar de forma subterránea, por lo que habrá que levantar las losas situadas en el perímetro de la plaza y de la cuesta del Bailío.