La hostelería saca a la calle la situación límite que atraviesan


Reclaman el retraso en el toque de queda para poder ampliar el horario de apertura de los establecimientos

hostelería
Protesta del sector de la hostelería. /Foto: JC

Centenares de vehículos han copado las calles de Córdoba, al igual que el resto de Andalucía, para hacer patente el malestar de la hostelería con el Gobierno central, del que no han recibido nada, mientras que el Ayuntamiento ha rebajado las tasas, entre otras medidas, y la Junta de Andalucía ha dado 1.000 euros a cada autónomo

hostelería hostecor
José María Bellido conversa con representantes del sector de la hostelería. /Foto: JC

En Córdoba, han partido a las 11:00 de la Subdelegación del Gobierno y han terminado en el embarcadero del río, donde ha continuado la protesta con unas barcas en las que unos maniquíes vestidos como cocineros o camareros representaban que el sector de la hostelería está con el agua al cuello.

Previamente, a su paso por la calle Capitulares, los responsables de las distintas organizaciones que representan a la hostelería cordobesa han departido con el alcalde, José María Bellido, durante unos minutos en la puerta del Ayuntamiento para exponer la necesidad del apoyo institucional para sacar a flote sus negocios, así como los puestos de trabajo que mantienen. 

El Ayuntamiento ha incluido a la hostelería dentro del paquete de ayudas directas por importe de 4,5 millones de euros cuyo plazo de solicitud está actualmente abierto y que esperan repartir entre mayo y julio. 

La hostelería pide ampliar el horario

hostelería
Protesta del sector de la hostelería. /Foto: JC

No obstante, este viernes 12 de marzo el Gobierno aprobó en un Consejo de Ministros extraordinario un plan de rescate para paliar los efectos de la pandemia, dotado de un fondo de 7.000 millones de euros en ayudas directas a autónomos y empresarios de las actividades más golpeadas, entre ellas la hostelería. El Gobierno central es la única administración de la que aún no han recibido nada después de un año de pandemia.

Otra de las reclamaciones que tiene el sector el de la ampliación de horarios de apertura. Piden que se ponga el toque de queda a las 23:00 y que a final de marzo, con el cambio de horario de verano, los bares puedan dar las cenas hasta las 23:30, con el toque de queda a medianoche. Actualmente la hostelería puede abrir hasta las 21:30, media hora antes del toque de queda.